Programa Alumnos Ayudantes

PROGRAMA ALUMNOS AYUDANTES

Diversos estudios realizados y experiencias llevadas a cabo en centros educativos han demostrado que utilizando estrategias de ayuda entre iguales se consigue mejorar el clima del centro, el desarrollo personal y social de los y las ayudantes, y los ayudados y ayudadas y por ende, mayor disponibilidad para el aprendizaje.

Nuestro centro es consciente de la realidad que nos rodea y en las aulas cada vez existe una mayor diversidad de alumnado: alumnado con retraso en su aprendizaje, con riesgo de abandono, de diferente situación socioeconómica, de diferente cultura, con diferentes necesidades educativas especiales o específicas.

Mediante el aprendizaje cooperativo se está demostrando en la práctica como una herramienta eficaz para mejorar el clima de cooperación e interés por el aprendizaje y la superación de las dificultades de todos, para superar los problemas que se generan dentro de una estructura de aprendizaje competitiva o individualista entre los que quieren aprender y los que no… El Alumnado Ayudante es un buen recurso para mejorar la atención a la diversidad en las aulas y mejorar el aprendizaje.

La finalidad del modelo del Alumnado Ayudante es fomentar  la ayuda entre iguales para la mejora del clima de convivencia y aprendizaje en el aula y centro educativo.

Los objetivos que nos planteamos son los siguientes:

  • Contribuir al desarrollo de las competencias básicas, especialmente: Social y ciudadana; Autonomía e Iniciativa personal; Aprender a Aprender; y Comunicación Lingüística.
  • Fomentar la colaboración, el conocimiento y búsqueda de soluciones en problemas interpersonales en el ámbito escolar.
  • Reducir los casos de acoso entre alumnos o alumnas.
  • Disminuir la conflictividad y, con ello, la aplicación de medidas sancionadoras.
  • Mejorar la seguridad de todos los miembros de la comunidad
  • educativa.
  • Favorecer la participación directa del alumnado en la resolución de conflictos de la escuela.
  • Crear canales de comunicación y de conocimiento mutuo entre educadores y educadoras y alumnado, mejorando la autoestima de todos los participantes en el programa.
  • Establecer una organización escolar específica para tratar las formas violentas de afrontar los conflictos.
  • Incrementar los valores de ciudadanía a través de la responsabilidad compartida y la implicación en la mejora del clima afectivo de la comunidad.

Con el progresivo desarrollo del modelo, el centro educativo irá percibiendo:

- Disminución de la intensidad y frecuencia de los conflictos.

- Disminución de la aplicación de las medidas sancionadoras.

- Mejora de la autoestima del alumnado y profesorado participantes en la experiencia.

- Incremento de la participación en el centro educativo a través de la creación de diferentes roles/funciones en el alumnado.

- Mayor seguridad para los miembros de la comunidad escolar al detectarse y abordarse los casos de acoso o maltrato.

- Mayor satisfacción de toda la comunidad socioeducativa del centro gracias a la implicación e interés por las personas.

- Mejora del clima de aprendizaje.

Las funciones de los Alumnos Ayudantes serían:

  • Ayuda a sus compañeros y compañeras cuando alguien les molestamos necesitan que los escuchen. No les aconseja, sino que les escucha.
  • Lidera actividades de grupo en el recreo o en clase.
  • Puede ayudar a otro compañero o compañera cuando tenga alguna dificultad con un profesor o profesora, mediando para la resolución del conflicto.
  • Puede ayudar a otros compañeros o compañeras en la organización de grupos de apoyo en tareas académicas, o como Alumnado Ayudante en alguna materia que se le dé bien.
  • Ayuda a alumnos o alumnas que estén tristes o decaídos por algún problema personal y que necesiten que alguien les escuche o les preste un poco de atención.
  • Acoge a los recién llegados al centro y actúa como acompañante.
  • Facilita una mejora de la convivencia en el grupo.

Procedimiento:

  • Aprobación del Consejo Escolar
  • Incluir el Programa en el Plan de Convivencia.
  • Nombramiento de una persona responsable del proyecto.
  • Creación de un equipo de profesores y profesoras que trabaje directamente en el Programa e impulse su inclusión en la vida cotidiana del centro.
  • Presentación del proyecto a las familias.
  • Implicación y participación de suficiente alumnado.
  • Introducción de un espacio horario para poder realizar el programa de formación inicial y para reuniones posteriores.
  • Habilitación de un espacio para poder reunirse con periodicidad.

Hay tres tiempos de implantación diferentes:

- Toma de conciencia, debate, difusión y aprobación.

- Desarrollo del modelo: selección, formación y organización.

- Mantenimiento, supervisión, expansión de la experiencia y evaluación.

La formación del Alumnado Ayudante va dirigida inicialmente al desarrollo de habilidades sociales básicas para la escucha activa y la resolución de conflictos, además de desarrollar juegos dirigidos a la consolidación y cohesión del grupo de Alumnos y Alumnas Ayudantes.

La elección del Alumnado Ayudante deberán hacerla los propios compañeros/as, una vez trabajada en clase esta figura, así como el perfil que debe reunir, aunque después deberemos dejar un margen de elección para el equipo de profesorado y las personas que ejercen la tutoría. Es importante evitar prejuicios en la elección, ya que alumnado ayudante pueden ser todos, de cualquier situación socioeconómica o rendimiento académico. Es más, puede ser una responsabilidad que motive el cambio de actitud del alumnado más desfavorecido social o académicamente.

Se fijara una reunión con la familia para aclarar, informar y recoger sugerencias al respecto. Las familias deberán aprobar la participación de su hijo o hija como Alumno o Alumna Ayudante. Se creara un equipo de profesorado de apoyo al Alumnado Ayudante que se encargue de organizar y temporalizar las futuras actividades, hacer el seguimiento de la medida, etc. Será imprescindible contar con tiempos y espacios donde puedan reunirse alumnado y profesorado del equipo.

Todos tienen que tener claro los siguientes aspectos:

- El Alumnado Ayudante no es “policía”: su misión no es vigilar el cumplimiento de las normas ni ejercitar una labor sancionadora.

- El Alumnado Ayudante no es un “chivato o chivata”: no son personas que observan cualquier incumplimiento o problema y salen corriendo a contárselo al profesorado.

- El Alumnado Ayudante no es un amigo o amiga: no es alguien que hace suyos los problemas que los demás le cuentan ni toma partido a la hora de mediar en un conflicto.

El modelo del Alumnado Ayudante  genera estructuras de colaboración estable y reciclable, entre alumnado y profesorado… Ejemplos de ello son: servicio de mediación en conflictos, círculos de amigos y amigas en torno al alumnado con dificultades de integración, contratos de ayuda curricular para ayuda en el aprendizaje, club de la tarea por las tardes, mentores escolares…

                 ¿Cómo se va a realizar?

Se realizaran sesiones  de tutoría para elegir, de cada grupo clase, a dos o tres alumnos ayudantes por curso escolar.

OBJETIVOS

  • Dar a conocer las funciones y competencias del alumno ayudante.
  • Elección del alumnado ayudante de los cursos de la ESO y Primaria

TEMPORALIZACIÓN

Dos sesiones de tutoría.

MATERIAL NECESARIO

Primera sesión: Documento 1: Reflexionando sobre el alumno ayudante Segunda sesión: Documento 2: Acta de la elección

PRIMERA SESIÓN:

En esta primera sesión se perfilarán las cualidades más notables que ha de tener el alumno ayudante y se despejarán las dudas sobre sus funciones:

- Comenzar hablando sobre la ayuda y su importancia. ¿Es importante poder contar con alguien cuando necesitas ayuda? A veces, no queremos pedir ayuda a los demás, ¿por qué? ¿Es mejor callarse un problema o solicitar ayuda? ¿Pueden ayudarse en algo unos alumnos otros? De esta última pregunta pueden generarse funciones-actuaciones que completen las ideas expuestas en el siguiente punto.

- ¿Qué son los alumnos/as ayudantes? Comencemos aclarando qué no son: no son POLICIAS, no son CHIVATOS, ni son AMIGOS (es importante estas ideas queden claras).

Si son funciones y objetivos del alumno ayudante:

  • Ayudar a sus compañeros cuando alguien se mete con ellos/as o necesitan que les escuchen. No les aconseja, sino que se les escucha.
  • Liderar actividades de grupo en el recreo o en clase.
  • Puede ayudar a otros compañeros en la organización de grupos de apoyo en tareas académicas (deberes), o como alumno ayudante en alguna materia que se le dé bien.
  • Ayuda a alumnos que estén tristes o decaídos por algún problema personal y que necesiten que alguien les escuche o les preste un poco de atención.
  • Acoge a los recién llegados al centro y actuará como alumno acompañante.
  • Facilitar una mejora de la convivencia en el grupo.

Es conveniente hacerles ver las ganancias que obtienen al ostentar el cargo: curso de formación en horario lectivo fuera del centro, formación del equipo, salidas del equipo, posibilidad de organización de actividades lúdicas, encuentro con alumnado ayudante de otros centros…

Se formaran grupos de 3 ó 4 alumnos que trabajarán una serie de preguntas que más tarde pondrán en común. Las preguntas se agrupan en tres bloques:

  • Cuestiones sobre la actitud del grupo cuya finalidad primordial es la reflexión sobre la amistad, el compañerismo y la solidaridad.
  • Las siguientes hacen referencia a las cualidades que debe tener el alumno ayudante.
  • Las últimas indagan sobre las dificultades que pueden surgir.

El profesor y un voluntario recogerán en gran grupo las respuestas de los diferentes equipos en la pizarra. Es conveniente que las conclusiones queden expuestas en la pared o tablón de corcho hasta la votación de la semana siguiente. Por tanto, con posterioridad, algún alumno/a podría pasarlo a un folio que luego se amplía  a cartulina para colocarlo en el tablón del aula o en la pared.

En la elección de alumnado ayudante en cursos siguientes, puede ser el alumnado elegido en cursos anteriores el que aclare su perfil, funciones, valores…, responda preguntas, aclare dudas… entrando directamente en la segunda sesión.

SEGUNDA SESIÓN:

- Tras recordar las conclusiones de la actividad previa, se informa al grupo de las características y funciones del alumno ayudante, así como del procedimiento de formación de quienes quieran ejercer como tales.

- Tras la reflexión se le pide al alumnado que quiera participar que se ofrezca voluntario: se anotan sus nombres en la pizarra.

- Posteriormente, en grupos de tres/cuatro personas, se proponen  a dos compañeros que consideren que serían buenos alumnos ayudantes. El profesor anotara en la pizarra todos los nombres propuestos.

- Se realizara una votación secreta, en la que cada alumno vota a dos de las personas elegidas.

- Finalmente se completara el acta de elección y se aclarara que del conjunto de personas elegidas por el grupo, el equipo de personas (profesorado, padres y madres…) que coordinan al alumnado ayudante próximamente comunicará quiénes son las definitivamente elegidas.

Con posterioridad a esta sesión, el equipo coordinador de la experiencia se reunirá y decidirá basándose en el listado de personas propuesto por el grupo-clase. El número de votos no debe ser el criterio prioritario.

Si se piensa que una persona determinada es la ideal, pero ha mostrado reticencias y no se ha ofrecido voluntaria, alguien del equipo de coordinación de la experiencia se reunirá con ella comentándole el porqué se piensa que haría una excelente labor, aclarando sus dudas… De esta entrevista saldrá la decisión definitiva sobre su incorporación o no al equipo de alumnos ayudantes. No se trata de presionar o forzar, sino de eliminar posibles malentendidos, dudas, manifestar interés y valoración de sus aptitudes.

Al listado podemos incorporar a una o varias personas  que pensemos que mediante su incorporación al equipo de alumnado ayudante pueden salir beneficiadas debido a su integración grupal, cambio de imagen ante el grupo, aprendizaje de habilidades sociales, líderes naturales…

Una vez confeccionado el listado definitivo, previamente a la salida para la formación, se reunirá a los padres y madres para informarles de todo, aclarar dudas y solicitar su autorización para la convivencia.

ACTIVIDADES DE FORMACION

La formación del alumnado ayudante  persigue dos finalidades principales:

- La formación inicial en las habilidades de ayuda y resolución noviolenta de conflictos.

- Lograr la cohesión afectiva del grupo de alumnos y alumnas ayudantes.

La formación se realizara, siempre que sea posible, de forma continuada y en algún lugar fuera del centro.

Las actividades dirigidas al logro de ambas finalidades, permitirán la flexibilidad necesaria para su aplicación en otros contextos y formas.

Los tiempos estarán calculados para un grupo de unas 20-25 personas, por lo que en grupos más reducidos puede haber un mayor tiempo para la realización de todas las actividades, y para grupos más amplios puede resultar necesario eliminar alguna actividad. Si alguna actividad no diese tiempo a su realización, siempre será posible incluirla en las sesiones de seguimiento.

- Llegada al lugar de formación.

- Juegos de presentación:

Qué me gustaría ser y por qué:

Cada persona piensa que cosa, animal, personaje, idea…le gustaría ser. Posteriormente se hace una ronda y cada una se presenta, expone su elección y explica por qué.

Caja sorpresa:

Sentado el grupo en círculo, una persona se levanta y dice su nombre y el de las cuatro que tiene a su izquierda, empezando por la que está más lejos. Conforme vayan siendo nombradas, deben levantarse cual resorte de una caja sorpresa. Luego la persona a la derecha de la que inicia el juego sigue la ronda hasta que todas se han presentado.

Unión “global”: (un globo grande y etiquetas medianas)

Cada alumno escribe en una etiqueta dos características que tiene como persona que le ayudarán a ser un buen alumno ayudante. Posteriormente se lanza un globo grande. La persona que lo coge comenta sus dos cualidades, pega su pegatina y lanza el globo a otra.

- Habilidades Sociales.

* Estilos de afrontar los conflictos

Dramatización de los tres estilos: Pasivo, Violento y Asertivo. Posibles situaciones: fila del cine; tomar prestado el mp3; choque en el pasillo; alguien ha suspendido un control…

Después dibujaremos en el suelo una P, una V y una A. Cada alumno/a se colocará en el sitio donde considere que es el modo que tiene más habitualmente de resolver los problemas. Profundizaremos en el modelo asertivo. Hablaremos de la importancia como alumnado ayudante de favorecer el afrontamiento de los conflictos de forma asertiva.

Trabajaremos las habilidades sociales que podemos desarrollar para ayudar a los demás.

Se dará un cuestionario de habilidades sociales. Se completa y se resaltan las habilidades sociales en las que cada persona piensa que destaca.

- Empatía. En qué puedo ayudar yo:

*  Por parejas de diferentes grupos-clase pensaran  en ejemplos sobre situaciones en las que se podría ayudar a los compañeros. Sacaremos todas las posibles. Decidiremos qué ejemplo van a contar al gran grupo. Después de su exposición, se resumen como FUNCIONES y se pegan en un cartel dejándolo durante el resto de la formación (informar, escuchar, detectar y prevenir, difundir, apoyar, acoger, derivar, promover, acompañar, facilitar…)

Recalcaremos el papel de escucha (no el de dar consejos); se trata de recoger las necesidades de otro e intentar ayudarle para que las resuelva de forma satisfactoria.

Finalmente se completa el Documento de trabajo 2: Cuestionario “¿En qué sí y en qué no?”

-  Juego de distensión y confianza Nudo de manos.

*   Con los ojos cerrados, levantaremos los brazos y nos acercaremos los unos a los otros para coger las manos de otras personas. Una vez unidos con la cuerda se abren los ojos. El nudo en que hemos quedado, deberemos deshacerlo de forma cooperativa sin soltarnos de las manos.

- Drácula.

*   Todo el grupo con los ojos cerrados se paseara por la zona de juego. El profesor nombra a una o dos personas Dráculas. Cuando cualquier persona choca con otra le pregunta: “¿Eres Drácula?”; si no lo es, contestará negativamente diciéndole su nombre, y ambas continúan paseando. Si es un Drácula no contesta con su nombre, sino dándole un mordisco en el cuello a la vez que da un gran grito. A partir de ese momento, al ser contagiosa la mordedura, se convierte en un nuevo Drácula. El juego continúa hasta ser todos Dráculas.

- Valores del alumnado ayudante:

*   ¿Qué es un valor?

*   ¿Cómo debo ayudar? A la hora de ejercer nuestra ayuda a los demás,

*   ¿Qué valores piensas que son más necesarios?

*    Seleccionar valores:

VALORES INSTRUMENTALES

AFECTUOSO   ALEGRE       RESPONSABLE

AMBICIOSO      RESPETUOSO       VALIENTE

CAPAZ   CORTÉS       AUTOCONTROLADO

CONFIDENTE  INDEPENDIENTE  SOLIDARIO

IMAGINATIVO   INTELECTUAL        SERVICIAL

COMPROMETIDO       LÓGICO        TOLERANTE

HONRADO            OBEDIENTE        LIMPIO

A nivel personal cada persona selecciona cuatro valores que crea los más importantes de la tabla para el alumnado ayudante Documento de trabajo 3.

Posteriormente en parejas comparten sus valores y acuerdan cuatro. Finalmente, en pequeño grupo (tres o cuatro personas) deben elegir los cuatro valores que piensen sean los más importantes para el alumnado ayudante. Seguidamente se pide a un grupo que nombre un valor elegido y que una persona del grupo lo explique y aclare. Se pasa al siguiente grupo, que deberá comentar un valor diferente al anterior, y así sucesivamente, siendo una persona diferente cada vez la que explique el valor seleccionado por su grupo. La dinámica se acaba cuando ya no hay más valores seleccionados. Un profesor va elaborando un cartel con los valores comentados.

- Escucha activa no verbal

Por parejas. Dramatización de una escucha inadecuada y de una            escucha activa no verbal. (Tarjetas de rol). Documentos de trabajo 4.1, 4.2 y 4.3

Puesta en común en gran grupo: ¿Qué ocurrió en la primera y segunda escucha? ¿Qué hacían? ¿Cómo se sentían? Se anotan las diferencias encontradas.

Reflexión individual siguiendo el apartado  ¿Qué viste en los que escuchaban? En grupos de 4 o 5 completar un aspecto trabajado en el documento. Puesta en común. Se completa en una cartulina el documento 3 con las diferencias observadas anteriormente y las aportaciones del grupo más las individuales que lo completen.

- Juegos cooperativos:

*  Resolución de conflictos: “Abrir el puño” + “Los Burros” Por parejas, durante unos, un miembro de la pareja intentará que el otro abra el puño. Posteriormente se ponen en común los métodos empleados: fuerza, negociación, pedirlo por favor, amenazas, chantaje... Esta dinámica, antes de su análisis, puede completarse con la de “Los Burros”, en la que se establecen varias parejas: dueños y burros. Los dueños deberán conseguir que sus burros realicen un determinado trayecto; pero los burros reciben la instrucción de no andar si no se lo piden de forma adecuada y de resistirse a cualquier intento de hacerles andar por la fuerza.

*  Confianza: El Lazarillo (vendas).  Se prepara un recorrido con diferentes obstáculos y dificultades. En parejas, se vendan los ojos de uno de los participantes y el otro lo tiene que llevar a través del recorrido. El niño con los ojos vendados puede darle la mano a su lazarillo o ponerla sobre su hombro, como desee. El guía, lo conducirá presionando el brazo o llevándole de la mano. Podemos establecer que no se puede hablar hasta que se llegue al lugar de destino o permitirlo. Finalizado el recorrido, el lazarillo colocará en dirección a un lugar acordado a su ciego y le gritará ¡corre! Es importante comprobar que la persona que hace de ciego quede muy bien colocada, en la dirección correcta. Al frente, a unos pocos metros, un grupo de personas (incluidos adultos), frenará y acogerá a la persona en su “desconfiada” carrera.

- Juegos para crear ambiente        

*  EL AZOTE (periódico enrollado y sillas) El grupo se sienta en círculo. Se pone el periódico sobre una silla situada en el centro del círculo. Quien comienza el juego (A) coge el periódico y toca con él a otra persona (B) en las piernas. Rápidamente devuelve el periódico a la silla central y se sienta en su propia silla. La persona tocada (B) intenta coger el periódico y darle un azote a (A) en las piernas antes de que se siente. Si lo consigue (A) se queda en el centro. En caso contrario, (B) continúa el juego dando un azote a otra persona. Siempre hay que dejar bien colocado el periódico sobre la silla. En caso de que se caiga habrá que volver y colocarlo bien.

*  LA PESCA SUBMARINA (una línea en el suelo que divida el espacio en dos partes iguales) Se divide el espacio en dos partes iguales. A su vez también se divide el grupo en dos mitades iguales, de forma que una será la de los submarinistas y la otra la de los peces. Los submarinistas pueden enviar hasta tres jugadores cada vez al mar. Estos submarinistas pueden ir tocando gente mientras que tengan aire, es decir, mientras mantengan el sonido Aaaaaaa…”, en voz alta, sin parar. Los “peces” tocados están pescados y pasarán al campo de la playa, si el submarinista consigue volver a ésta antes de perder el aire. Si por el contrario, no lo consigue, se ahoga y pasa a ser un “pez”. Los “peces” que vayan siendo tocados pueden seguir al submarinista e intentar por medios legítimos inmovilizarle hasta que pierda el aire. El objetivo es que todos acaben en el mismo campo. Se les pide que se agrupen de manera que se consiga un número de grupos impar (no fomentar la competitividad). Se les cuenta una historia, la que se quiera. “Cada grupo será una familia que necesita entrar en Europa (ellos mismos se pondrán un nombre). A cada una se les entrega un pasaporte (en el que escribirán su nombre) que debe llevar la firma o el sello de diferentes ministerios europeos para poder cruzar la frontera.” Los juegos requieren que todos los miembros de cada familia cooperen entre sí para conseguir la meta.

* ¿Cómo se consigue cada firma o sello de los diferentes ministerios? Pasando diferentes pruebas o juegos que se les expone. Gana una firma, por cada juego, el grupo que termine antes y mejor lo haga. El resto de grupos que pierden en cada ocasión tienen una segunda oportunidad para obtener la firma, pasando una prueba de penalización. En este caso todos los grupos que hagan bien la prueba ganan su sello (no es necesario ser el primero) A continuación, de forma progresiva, cada ministerio informa del juego o prueba que depende de su competencia:

*  SANIDAD: Prueba: El paseo de la manzana (tantas manzanas como grupos) Cada grupo se coloca en círculo. Un miembro se pone la manzana entre la barbilla y el cuello. Sin utilizar ninguna otra parte del cuerpo ha de conseguir pasar la manzana al compañero/a de su derecha. Así sucesivamente hasta recorrer todo el círculo. Sólo se permite que la manzana caiga al suelo dos veces, a la tercera ocasión la manzana volverá a la persona de partida. El grupo que antes finalice gana la firma automáticamente. Penalización: El aro (un aro por grupo), se invita a tres o cuatro miembros de cada grupo a situarse alrededor de cada aro. Se colocan muy juntos, poniendo los brazos sobre los hombros de los compañeros, de forma que el aro quede sobre sus pies. La idea es que han de subir el aro hasta la cabeza sin ayuda de las manos y meter todos la cabeza dentro de él.

* ASUNTOS SOCIALES: Prueba: Buscando la cola. El grupo forma una fila, uno detrás del otro, la mano izquierda sobre el hombro izquierdo del compañero que se tiene delante y con la mano derecha se le agarra el tobillo derecho.  Cuando todos están en esta posición, la persona que encabeza la columna debe tratar de agarrarse al compañero que está al final y entre todos formar un círculo sin soltarse. Si llegaran a soltarse, tendrían que volver a la posición inicial y empezar de nuevo. Penalización: consiste en hacer una cadena con prendas que lleven puestas en ese momento los participantes. Se da a cada grupo un minuto y medio para hacer una cadena de ropa de tantos metros como mida el lugar de desarrollo del juego o más si se estima oportuno. Es importante que todas las prendas estén atadas entre sí.

* EDUCACIÓN: Prueba: Sillas cooperativas. Se coloca cada grupo en torno a un círculo de sillas. Habrá tantas sillas como personas en el grupo menos una. Se pone música y todos/as circulan entorno al círculo de sillas hasta que la música cesa. En ese momento todos/as deben encontrar asiento, quien no tenga silla se sentará en las piernas de otro compañero/a. Acto seguido se retirará una silla y se continúa con la dinámica, retirando cada vez una silla sin reducirse el número de personas. El grupo debe ingeniárselas para que al final todos sus miembros puedan permanecer sentados en una sola silla sin caerse.

Penalización: Declaración de amor en público. Consiste en que dos miembros de cada grupo escenifiquen ante todos una declaración de amor convincente. Imaginación al poder; el profesorado ayudante valorará la puesta en escena.

*  TRANSPORTE: Prueba: Puente de sillas, (tantas sillas como participantes)

Se trata de que el grupo cruce un río imaginario a través de un puente que deben fabricar los jugadores. Los jugadores deben cruzar el río sin mojarse, para lo cual se les entrega un silla a cada uno/a. Todos/as se suben a las sillas formando una fila. Una vez arriba se les da la orden de trasladarse a otro lugar, la otra orilla del río (al otro extremo de la sala). Deben llegar sin perder la fila. Cada grupo debe buscar su manera de llegar. Una de las soluciones es que el último miembro del grupo se pase a la silla de delante y su propia silla vaya de mano en mano hasta llegar a la cabeza de la fila. Así el primero se coloca en la nueva silla y vuelve a repetirse la operación hasta que todos lleguen a la meta propuesta.

Penalización: Globo en el aire con codos izquierdos durante minuto y medio. Consiste en mantener un globo en el aire golpeándole solamente con el codo izquierdo. Los miembros de cada grupo han de colocarse muy juntos. Se lanza un globo y todos deben tocarlo, al menos una vez por ronda, con el codo izquierdo. El grupo supera la prueba si supera un límite de tiempo sin que el globo toque el suelo: un minuto y medio. Este juego puede tener variantes: sustituir el globo por una pluma de forma que en vez de golpear se soplaría durante el tiempo establecido.

*  LA ERE en un espacio limitado, una persona, la “ere”, persigue a los demás. Cuando coge a otra persona, esta se incorpora a la “ere” y las dos, agarradas de las manos, siguen persiguiendo a las demás. Conforme se vayan pillando a otras personas, la ere irá creciendo hasta capturar a todos.

*  BAILE LIBRE Tiempo para baile libre con música preparada por el propio alumnado y profesorado ayudante.

- MODELADO ERRÓNEO : interrumpir, hacer preguntas cerradas, enjuiciar palabras, interpretar, comparar, valorar, no seguir el hilo de la conversación, contar tu caso en lugar de escucharle…

- La rueda de la fortuna [Documento de trabajo 5]. Se forman dos círculos concéntricos de sillas que se miran mutuamente. En la parte exterior del círculo se sentarán los que cuentan su problema y en el interior los que escuchan con un determinado rol; el resto serán observadores que se sitúan cerca de una pareja de sillas. Cada 2’ se producirá una rotación: rotan los que escuchan, de forma que los observadores puedan ver la representación de los cuatro roles. [La dinámica original incluye dos roles más: hemos eliminado “ignora”, ya que se trabaja en el modelado erróneo de escucha activa no verbal, y “critica”, porque puede combinarse con la falta de respeto. También hemos modificado el rol de “aconseja”, ya que suele ser apreciado y confundido, y lo hemos cambiado por “presume”, en el que la persona es un gran especialista en solucionarlo todo; y “tranquiliza” por “quita importancia”, ya que no se entiende bien entre el alumnado ya que tranquilizar (airear el conflicto – vuelta a la calma) se observa como algo fundamental en el proceso de afrontamiento de los conflictos interpersonales] Comentarios generales de los diferentes roles. ¿Qué pensáis las personas que habéis contado vuestro problema? ¿Cómo os habéis sentido?; ¿Qué pensáis los observadores? Posteriormente se concluye, ¿qué conductas, hechos o palabras podemos decir que no ayudan a la escucha activa? ¡Evitémoslo!: Comentario del [Documento de trabajo 6].

- MODELADO CORRECTO: Caperucita roja y el Lobo [Documento de trabajo 7]: Rol playing. La dramatización debe extenderse al planteamiento de soluciones y la toma de decisiones entre caperucita y el lobo. Se comentan diferencias, aclaraciones, elementos de comunicación no verbal, y sobre todo, la necesidad de empatizar con el otro punto de vista…Cuento de La Gallina y los patitos [Documento de trabajo 8]. Lectura por parejas. Comentario: importancia de la empatía, de considerar otros puntos de vista.

* Dramatización de las técnicas

Preguntas abiertas: Preguntas generales para las que es necesario que la otra persona de una respuesta amplia. ¿Qué…? ¿Cómo…? ¿Por qué…? ¿Para qué…?

- Práctica de preguntas abiertas: Cuatro personas del grupo piensan en un personaje famoso actual o histórico.

*  Mediante preguntas cerradas (que sólo se pueden responder con un “sí” o un “no”, el grupo tratará de averiguar los dos primeros personajes. El profesor anotará el número necesario de preguntas para averiguar la respuesta por parte del grupo.

*  Mediante preguntas abiertas (no se pueden responder con un “sí”o con un “no”), el grupo trata de averiguar los dos personajes restantes. El profesor igualmente anotará el número necesario de preguntas para averiguar cada personaje.

*  Se compara el número de preguntas necesario en cada caso y se debate mediante las siguientes preguntas: ¿Cómo se obtiene mayor información? ¿Qué tipo de preguntas debemos hacer inicialmente cuando una persona quiere contarnos un problema? ¿Cuándo o para qué podemos hacer preguntas cerradas?

- Parafraseo: Devolver una parte de lo que nos cuentan con nuestras propias palabras, demostrando que seguimos el hilo de la conversación. Práctica de parafraseo: En grupos de cuatro personas, tres debemos ponernos de acuerdo sobre el lugar al que iremos de excursión de fin de curso. Cada persona pensará un lugar y por qué quiere ir allí. La cuarta persona hará de observador/a. Una persona del grupo comenzará a hablar y la siguiente deberá hacer un resumen de lo que ha dicho la anterior, y ésta expresar que lo ha hecho correctamente, antes de poder expresar su opinión. El observador está pendiente de que se respete la norma y el turno de palabra.

* Reflejo de sentimientos: Contarle los sentimientos que nos está expresando (alegría, tristeza, rabia, frustración, nerviosismo, miedo…).

* Práctica del reflejo de sentimientos: usando las frases del [Documento de trabajo 9], vamos practicando el reflejo de sentimientos en gran grupo. Se leen las frases y libremente se expresan posibles “reflejos”.

* Resumir: exponer brevemente lo que entendemos que nos ha contado, permitiendo a la persona confirmarlo o desmentirlo.

- Dramatización: Me han quitado el novio (representado por una persona voluntaria que lo ha preparado un poco previamente). Práctica grupal de las técnicas.

- Juegos. El inquilino. Todos se colocan por tríos formando apartamentos. Para ello una persona se coloca frente a otra agarrándose de las manos y la tercera se meterá en medio, rodeada por los brazos de las anteriores. La que está en el interior será el inquilino y las que están a sus lados serán la pared izquierda y derecha respectivamente. La persona que queda sin apartamento (si el grupo es múltiplo de 3, el profesor, y si hay dos sin apartamento, jugarán como una sola), para buscar sitio, puede decir una de estas cosas: pared derecha, pared izquierda, inquilino, casa o terremoto. En los tres primeros casos, las personas que están haciendo el rol nombrado tienen que cambiar de apartamento, momento que debe aprovechar la que no tiene sitio para ocupar uno. En el caso de que diga casa serán las dos paredes y si dice terremoto, serán todos/as los que tienen que cambiar y formarse nuevos apartamentos. Continúa el juego la persona que quedó sin formar parte de ninguna casa.

- Juego de desinhibición y confianza: ¡Splash!  El profesor trata de pillar a alguien, tocándole. Si lo consigue ésta será la nueva persona que intente pillar. Para tratar de evitar que te pillen, puedes, en cualquier momento, pararte, juntando las manos (dando una palmada) con los brazos estirados al tiempo que gritas SPLASH. A partir de ese momento quedas inmóvil en la posición. Para reanimar a las personas que están inmóviles alguien tiene que entrar dentro del hueco que forman con sus brazos y darle un beso o un abrazo. Mientras se está dentro de los brazos, las dos personas están en zona libre, sin que puedan pillarles.

- Juego. El arca de Noé. Se elabora un listado de animales igual a la cuarta parte de la personas que forman el grupo. Puesto el grupo en círculo, se va diciendo un nombre de la lista al oído de un miembro del grupo hasta finalizarla, y se comienza de nuevo. Al finalizar habrá cuatro miembros (o 5 en algún caso) del grupo representantes de un animal. A la señal, todos cerramos los ojos y empezamos a vocear el sonido que hace nuestro animal hasta encontrarnos todos.

- Ayudando a resolver problemas. En grupos de cuatro o cinco personas constituidos mediante el juego del arca de Noé, se les dará un caso práctico o se les propondrá que lo propongan-inventen. Cada pareja analizará el problema siguiendo el esquema facilitado en el [Documentos de trabajo 10.1 y 10.2]. Todos los grupos analizarán también el caso 3.

- Recopilemos: Comentario y dramatizaciones basadas en el [Documento de Trabajo 11], “Y a partir de ahora qué”: Ofrecimiento de la ayuda y actuaciones en función de la respuesta.

- Generar ideas para la creación de un Logotipo y un lema para el grupo de alumnos/as ayudantes.

Juegos finales:

- La máquina humana. Todos en un gran corro. Cada persona piensa en un movimiento con su cuerpo que hará cuando le toque el turno. Una persona empieza el movimiento. Progresivamente vamos realizando cada uno/a el movimiento que ha pensado hasta que consigamos que toda la máquina funcione.

- Esto es un abrazo. El profesor comienza dando un abrazo a la persona  que tenga a su derecha diciéndole, ¡esto es un abrazo!, el de la derecha deberá responder, ¿un qué?, y se le repite, ¡un abrazo! El abrazado da un abrazo a la siguiente persona a su derecha diciéndole, ¡esto es un abrazo!, el de la derecha deberá responder, ¿un qué?, y éste seguirá el mensaje hasta el/la monitor/a, ¿un qué?, que responderá, ¡un abrazo, que se irá pasando hasta el último abrazado, ¡un abrazo!, ¡un abrazo!... y así hasta que se cierre el corro. Si es un corro muy numeroso pueden pasarse los abrazos hacia ambos lados del círculo.

- El secreto del cofre. Todos sentados en círculo. En un cofre hemos escondido algo precioso, inigualable…; hemos escondido el secreto de que las relaciones en nuestro centro mejoren, hemos encontrado algo que nos ayudará a crecer y ser mejores…; lo que hará que el grupo de alumnos/as ayudantes funcione. El cofre se va pasando de persona en persona y vamos mirando dentro para ver el secreto que contiene. Nadie dice nada, sólo observar la sonrisa del que ha podido ver el secreto.

- El gran abrazo cooperativo. Retiramos las sillas. Se pone una música suave. Al ir parando la música primero nos daremos un abrazo de dos en dos, luego de tres en tres, de cuatro en cuatro, de ocho en ocho y un enorme abrazo cooperativo.

- El mejor rollo. Después del gran abrazo, rápidamente, todos hacemos un enorme círculo dados de la  mano. El/La monitor/a se suelta y grita, ¡para terminar   jugamos   al   mejor   rollo,  porque ¿quién        tiene     el mejor          rollo?  Nosotros! Y comienza a girar sobre sí mismo/a enrollando progresivamente a todo el círculo de personas en una gran espiral, hasta que todos estemos bien apretados. Luego se grita, ¡el/la último/a, que desenrolle! La última persona empezará a tirar del círculo hasta que volvamos a la posición de partida.

 ¿Y ahora qué tengo que hacer cuando llegue al instituto?

 - Observar a alguien necesitado en mi clase, en los pasillos, en los intercambios de clase, en el recreo, a la salida o a la entrada, en una excursión…

  • ¿Cómo saber quién está necesitado/a?
  • Quien está llorando o    triste, o muy   sólo/a    o    con cara de preocupación, asustado/a o muy enfadado/a…

- Una vez detectado alguien necesitado me presento como alumno/a ayudante y le preguntó qué le pasa :

  • “hola me llamo….. y soy alumna/o ayudante, te veo triste, preocupado… y quería decirte que puedes contar conmigo para escucharte o ayudarte en lo que pueda ¿ quieres que hablemos?”

*   Si me rechaza, le digo dónde me puede encontrar si cambia de idea y me voy. Si me lo encuentro en otras ocasiones le saludo con amabilidad sin insistir en nada.

*   Si me acepta, escucho su problema en ese momento o quedo con él o ella en el recreo o a la salida…

  • Escucho con mi cuerpo.
  • Hablo sólo para preguntar dudas, para demostrar que estoy atendiendo, para resumir el problema y para reflejar sus sentimientos.

*   Posibles respuestas al problema

  • Proponerle que     hable  con     profesores     ayudantes,    la         orientadora, mediadores, padres, etc.
  • Le digo que lo voy a consultar con otros alumnos ayudantes o profesores, sin dar su nombre.
  • Si puedo y quiero dar una pequeña solución al problema, lo hago. Ejemplos:
  • Ayudarle con un ejercicio de matemáticas.
  • Llevarlo con mis amigos (si veo que puede encajar).
  • Invitarlo al cine.
  • Estar cercano a él o ella.

*   Otras actuaciones

Si detecto problemas que me preocupen, puedo comunicarlo a los adultos responsables, sin dar nombres, buscándolos o dejando una nota de aviso al profesorado ayudante en el buzón correspondiente.

 

VALORES DEL ALUMNADO AYUDANTE

Confidencialidad: Mantengo en silencio las intimidades o dificultades de las personas a las que ayudo.

Compromiso: Colaboro con el equipo del alumnado ayudante y con mi actitud de ayuda. Estoy siempre atento a lo que puedo hacer para ayudar; aunque esa persona no me caiga bien.

Respeto: Expreso respeto a las personas que requieren mi colaboración: a sus gustos, sus opiniones, su imagen…

Solidaridad: Me pongo en el lugar de los demás, veo su pesar, sus dificultades, sus debilidades y sus diferencias con otros. Busco el encuentro con los demás y no la batalla.

Disponibilidad: Ofrezco mi presencia cuando se me requiere. Hago que las demás personas sientan mi interés por escucharlas y ayudarlas.

HABILIDADES SOCIALES:

  1. Propongo soluciones cuando surge un problema.
  2. Intento ponerme en el lugar de los demás, sentir cómo se encuentran,   comprenderlos cuando se sienten mal.
  3. Espero el turno de palabra cuando se habla en grupo.
  4. Me alegro y me siento bien cuando ayudo a alguien.
  5. Me doy cuenta de que hay diferentes maneras de resolver un problema.
  6. Me doy cuenta de las cosas que molestan a los demás y procuro no   hacerlas.
  7. Respeto a todas las personas, aunque no esté de acuerdo con ellas.
  8. Me divierto con todos los compañeros y compañeras, sin excluir conscientemente a alguien.
  9. Pienso que los demás confían en mí.

10. Escucho con mucha atención.

Cuando hay un problema entre dos compañeros/as es los/as alumnos/as ayudantes intentamos:

  1. Saber cuál es el problema.
  2. Averiguar quiénes causan el problema. Hay que tener en cuenta que los que miran participan, por lo que es mejor hablar del problema en un lugar en el que no haya nadie alrededor.
  3. Sacar qué siente cada uno/a y qué desea conseguir.
  4. Procurar que ambos/as se escuchen, expresando lo que sienten y quieren de forma serena y sin ofender.
  5. Hacer que surjan varias alternativas o propuestas para la solución del problema y ayudar a decidir.
  6. Procurar que las soluciones adoptadas sean de mutuo acuerdo, sin que nadie imponga su solución al otro.

Para escuchar activamente a los demás:

  1. Escucho con interés.
  2. Miro a la cara o a los ojos.
  3. Hago gestos de aprobación, asiento con la cabeza.
  4. Me pongo a una distancia y en una postura que indique que estoy escuchando.

Una vez que los alumnos/as vuelven de la de formación comienzan a realizar su labor como alumnado ayudante, en sus clases, en los recreos, en los pasillos…, y continúan su formación y preparación. A partir de este momento deben llevarse a cabo algunos pasos más:

  1. 1.  Campaña de Difusión:

Preparar un cartel y un díptico de presentación oficial del alumnado ayudante de ese año a todo el centro. Este cartel y el díptico deben incluir una foto del grupo de alumnos/as en cuestión, el nombre y cursos de los mismos/as, el lema que los representa, elaborado por ellos/as en la convivencia o en la primera sesión de seguimiento, y una breve explicación del tipo de ayuda que ofrecen y cómo puede localizarlos/as cualquiera.

Los carteles se colocan por el centro o se coloca en un tablón designado para la difusión de la medida. Los dípticos son repartidos por las clases aprovechando lo cual el alumnado ayudante se presenta a su grupo- clase y comenta quiénes son, sus funciones y los valores de confidencialidad, respeto, compromiso, responsabilidad… con los que van a desempeñarlas.

También pueden elaborarse pegatinas con frases representativas, pins, tarjetas de presentación…

  1. 2.  Situaciones problema

Se trata de ir ampliando progresivamente el bagaje de situaciones analizadas por el grupo, con el objetivo de ir acordando para cada situación qué vamos a hacer: escucha activa, determinar a quién afecta el problema, urgencia o no del mismo, a quién se lo vamos a contar y cómo, si es necesario derivar el problema, dónde puede facilitársele ayuda…

También se trata de ofrecer y entrenar algunas pautas de ayudas- tipo concretas que les sirvan de guía para determinados problemas estándar. Por ejemplo:

PROBLEMAS ESTANDAR

AYUDAS TIPO CLAVES

Aislamiento en clase

Acercamiento directo o indirecto, ver cómo se siente e integrarlo/a en algunos momentos  y en algunas actividades con el grupo de alumnos/as ayudantes de la clase u otros compañeros/as que pudieran prestarse a ello.

Malentendidos entre alumnado de la misma clase o de grupos diferentes

Escucha de las versiones de cada parte implicada y animación a que se dialogue y se aclaren los malentendidos. Si el caso se complica animar a que acudan a mediación o hablen con un adulto.

 

Es necesario incluir alguna dinámica en las sesiones de seguimiento y procurar encuentros que sigan consolidando afectivamente al grupo y no sólo con respecto a la tarea que desempeñan.

CARACTERÍSTICAS DE LAS SESIONES DE SEGUIMIENTO:

Periodicidad

Una vez al mes aproximadamente, o cada 6 semanas a más tardar, en hora de tutoría (es necesario hacer coincidir las horas de tutoría de los grupos-clase en función del tamaño y posibilidades del centro) o utilizar una tarde al mes, lo que da a la reunión un mayor amplitud y potencial.

Convocatoria

Estas sesiones deben ser convocadas en cada ocasión de manera oficial. Una forma de hacerlo es entregar una carta a cada alumno/a por parte del profesorado ayudante del centro. Esas cartas pueden reunir los siguientes ingredientes:

-    Saludo de bienvenida simpático, agradable, acogedor

-    Datos de la citación:

-    Fecha de la reunión

-    Hora

-    Lugar de encuentro

-    Material a llevar por parte de cada alumno/a (como mínimo un bolígrafo y el libro del alumnado ayudante)

-    Puntos del Orden del Día:

 Es bueno contemplar la introducción de un juego o actividad que favorezca la distensión y cohesión del grupo en estos encuentros.

  • Revisión de casos.
  • Otros puntos de los señalados anteriormente.