Plan de convivencia

                  PLAN DE CONVIVENCIA 

INTRODUCCIÓN

El Plan de Convivencia es un documento que tiene como objetivo principal fomentar el buen desarrollo de los derechos y deberes de los miembros de toda la comunidad Educativa, para así tener claras las líneas de actuación que se han de seguir para mejorar la convivencia en el centro educativo.

Desde nuestro centro consideramos la buena convivencia como uno de nuestros objetivos principales. Pretendemos desde el plan de convivencia no solo trabajar los elementos organizativos del mismo, sino que a través de un enfoque positivo y constructivo podamos fomentar el desarrollo integral de nuestros alumnos.

El trabajo de la mejora de la convivencia del centro tendrá dos enfoques: por un lado, desde la prevención de las conductas que no favorezcan un buen clima, y por otro lado, se pretende favorecer una buena actitud hacia la resolución de conflictos.

En nuestro Colegio la Convivencia tiene un enfoque positivo y constructivo. Por ello las actuaciones van encaminadas al desarrollo de comportamientos adecuados a convivir mejor y resolver los conflictos que puedan surgir a través de  la participación activa de todos los miembros de la comunidad educativa, de unos buenos cauces de comunicación y de la prevención de conductas inadecuadas.

En cada nuevo curso escolar se revisará y actualizará en plan de convivencia si fuese necesario.

NORMATIVA DEL MARCO DE CONVIVENCIA

El plan de Convivencia está basado en las siguientes disposiciones legales:

- Ley Orgánica 2/2006 de 3 de mayo de Educación (LOE) modificada por Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE).

- DECRETO 32/2019, de 9 de abril, del Consejo de Gobierno, por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid.

Ley 2/2010, de 15 de junio, de Autoridad del Profesor.

Decreto 58/2016, de 7 de junio, del Consejo de Gobierno, por el que se crea el Observatorio para la Convivencia escolar en los centros docentes de la Comunidad de Madrid, y se regula su composición, organización y funcionamiento.

-  Ley 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no discriminación de la Comunidad de Madrid.

-  Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBIfobia y la discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid.

DESCRIPCIÓN DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL CENTRO EN RELACIÓN A ESTE TEMA

Espacios

El centro cuenta con una línea educativa, incluyendo escuela infantil, hasta 4º de la ESO. Está formado por tres edificios, situados respectivamente en las calles: Santa Cruz de Retamar 14, Angelillo 9 y Santa Cruz de Retamar 5, ubicados en el barrio de Palomeras Altas en el distrito de Puente de Vallecas (Madrid). 

 En los tres edificios encontramos zonas abiertas que se usan para como recreo y otras actividades docentes.

Existe un comedor para todos los alumnos del Centro, su uso se realiza siguiendo  un horario y unas normas de funcionamiento diseñadas para facilitar tanto el desarrollo de las comidas como la relación de los alumnos durante esta actividad.

Otras de las zonas que encontramos en el Centro son: biblioteca escolar, laboratorio, sala de ordenadores y espacios dedicados a impartir las diferentes áreas.

Como puede extraerse de la descripción, el centro es pequeño, siendo los espacios fáciles de controlar con objeto de garantizar la seguridad.

El horario lectivo,  en las Etapas de Educación Infantil y Educación Primaria, es de 9:30 a 13:00 horas y de 15:00 a 16:30 horas,  durante los meses de octubre a mayo,  y los meses de septiembre y junio de 9:30 a 13:30 horas. En la Etapa de Educación Secundaria Obligatoria el horario lectivo es de 8:30 a 14:30 horas. 

 

Alumnos

El centro está formado por alumnos comprendidos en edades de entre 0 y 16 años, de orígenes sociales diversos.

En el aula encontramos esta diversidad social, y desde la convivencia, se trabaja a partir de intereses comunes, marcados por el respeto al otro y a las diferencias que encontramos.

Desde sus inicios el Centro ha contado con todo tipo de personas sin establecer diferencias por características físicas o psíquicas, raciales, religiosas, ideológicas, sociales o en     función del sexo. En este sentido, la aceptación de unos a otros no es la única finalidad, sino que las diferencias constituyen un elemento de enriquecimiento tanto personal como social. Dado que la realidad ofrece una diversidad de individuos, la Escuela es un reflejo de dicha realidad.

En todas las aulas y niveles están escolarizados alumnos con necesidades educativas especiales. Estos alumnos tienen dictamen y trabajan en las aulas ordinarias, contando con los apoyos requeridos, y un grupo más amplio de alumnos con dificultades que no cuentan con dictamen.

Familias

Existe una buena comunicación entre las familias y la escuela, podríamos decir que muchas de las familias colaboran de forma activa en lo que respecta a la educación de sus hijos y en otras actividades planteadas desde el Colegio.

Desde el centro, pretendemos que las familias interioricen y asuman su papel fundamental para un buen desarrollo de la educación de los alumnos del centro, ya que ellos son referentes para todos ellos, por lo que su implicación y compromiso con el Colegio y los profesores, serán imprescindibles.

Profesorado

En el Centro contamos con una plantilla de unos 30 profesores de las especialidades de Educación Infantil, Educación Primaria, Educación Secundaria, Inglés, música, Religión católica y Pedagogía Terapéutica.

Todos los profesores colaboran con el proceso de enseñanza de los alumnos de forma individualizada función de las necesidades que encontramos en el aula, esta individualización tiene como objetivo el desarrollo de nuestros alumnos a todos los niveles. Pretendemos que los alumnos sean autónomos, sociales y capaces de conocer, explicar y transformar su entorno de forma crítica.

Los profesores conocen la heterogeneidad de los alumnos del centro y proporcionan las condiciones más adecuadas para el desarrollo de los alumnos, a través de la curiosidad, la espontaneidad y el interés por las cosas, respetando siempre el ritmo madurativo de cada uno.

Consideramos importante que el profesorado transmita a los alumnos lo enriquecedor que es que “todos aprendemos de todos” , proponiendo la búsqueda y la curiosidad como recurso para solucionar y aprender aquello que interesa en cada momento.

Por otro lado, a nivel afectivo los profesores son cercanos con los alumnos, dispuestos a escuchar y atender las necesidades de nuestros alumnos, procurando el bienestar personal y el desarrollo de una autoestima positiva de las cualidades individuales.

Los docentes están en continua comunicación con el objetivo de estar informados de las actividades realizadas en el Centro, colaborar con las tareas de los demás, aportar soluciones a las dificultades que puedan encontrar otros compañeros y aceptando sugerencias.

Por otro lado, el quipo docente, también está en comunicación con las familias de los alumnos, transmitiendo la evolución de sus hijos dentro del centro educativo.

Finalmente, destacar la labor de los tutores, ya que estos se encargan de las dinámicas grupales en las aulas, y generalmente, captan cualquier problema de convivencia que pueda surgir en el aula, y otras muchas dificultades.

El clima educativo

El Colegio Santa María de los Pinos,  es un centro pequeño que reúne a un conjunto de personas poco numeroso. Haciendo posible, una convivencia estrecha y real donde todas las personas se conocen, favoreciendo una labor educativa cercana. El peso se pone en la creación de un ambiente de confianza, que permite la expresión personal y el diálogo, a través de un currículo escolar más inclusivo y democrático desde un planteamiento cercano a la Teoría de las Inteligencias Múltiples.

Las normas fundamentales se basan en el respeto al otro, el respeto a las cosas y los espacios y la aceptación de que vivimos en grupo. Se desarrollan medidas organizativas favorecedoras de la detección temprana de los conflictos, así como de la aplicación de soluciones pacíficas.

 

DERECHOS Y DEBERES DEL ALUMNADO DE LOS PADRES O TUTORES, DE LOS PROFESORES Y DEL PERSONAL DE ADMINISTRACIÓN Y SERVICIOS

Según lo marcado en el DECRETO 32/2019, de 9 de abril, del Consejo de Gobierno, por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid, expondremos entre ellos los siguientes:

Derechos y deberes del alumnado

1-Derechos del alumno:

-  A recibir una formación integral de calidad y en condiciones de equidad que contribuya al pleno desarrollo de su personalidad.

-  A conocer los criterios generales que se hayan establecido para la evaluación de los aprendizajes, la promoción y la permanencia.

-  A que su dedicación, esfuerzo y rendimiento sean valorados y reconocidos conforme a criterios de plena objetividad y equidad.

-  A ser respetado por todos los miembros de la comunidad educativa. El alumnado tiene derecho a que se respete su identidad, integridad y dignidad personales, así como su libertad de conciencia y sus convicciones ideológicas, religiosas y morales, así como su intimidad en lo que respecta a tales creencias o convicciones, de acuerdo con la Constitución Española.

2-Deberes del alumno:

- Estudiar y esforzarse para conseguir el máximo desarrollo de sus capacidades.

- Respetar la libertad de conciencia, las convicciones religiosas y morales, y la dignidad, integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa, la igualdad de derechos entre mujeres y hombres y todos los demás derechos fundamentales de los integrantes de la comunidad educativa, evitando cualquier tipo de discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, opinión o cualquier otra circunstancia personal o social.

-  Respetar el proyecto educativo del centro y, en su caso, el carácter propio del mismo, de acuerdo con la normativa vigente

 

Derechos y deberes de los padres o tutores

3-Derechos de los padres o tutores:

-  A que sus hijos o tutelados reciban una educación con garantía de calidad, igualdad y equidad, conforme con los fines establecidos en la Constitución, en el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid y en las leyes educativas.

-  A ser respetados por el resto de la comunidad educativa y a que se respeten las propias convicciones ideológicas, políticas, religiosas y morales.

-  A la libertad de elección de centro educativo de conformidad con las normas vigentes, y a disponer de la información necesaria para poder ejercer este derecho.

-  A estar informados sobre el progreso del aprendizaje e integración socioeducativa de sus hijos o tutelados.

-  A conocer las pruebas de evaluación realizas por sus hijos y recibir las aclaraciones sobre los resultados de las mismas.

-  A recibir información sobre las normas que regulan la organización, convivencia y disciplina en el centro docente donde estudian sus hijos o tutelados.

4-Deberes de los padres o tutores:

-  Adoptar las medidas necesarias, o solicitar la ayuda correspondiente en caso de dificultad, para que sus hijos o pupilos cursen las enseñanzas obligatorias y asistan regularmente a clase.

-  Proporcionar, en la medida de sus disponibilidades, los recursos y las condiciones necesarias para el progreso escolar.

-  Respetar la libertad de conciencia y las convicciones ideológicas, políticas, religiosas y morales, así como la dignidad, integridad e intimidad de los miembros de la comunidad educativa.

- Conocer y respetar y hacer respetar las normas establecidas por los centros docentes, el proyecto educativo, así como respetar y hacer respetar la autoridad y las orientaciones del profesorado en el ejercicio de sus competencias.

-  Promover el respeto de sus hijos y tutelados a las normas de convivencia del centro y al cuidado de sus instalaciones y materiales.

-  Responsabilizarse de la asistencia, puntualidad, comportamiento, higiene personal, vestimenta y estudio de sus hijos o tutelados menores de edad.

Derechos y deberes del profesorado

5-Derechos del profesorado:

-   Al respeto y consideración hacia su persona por parte de todos los miembros de la comunidad educativa.

-   A desarrollar su función docente en un ambiente educativo de orden, disciplina y respeto a sus derechos en el que se garantice y preserve su integridad física, moral y profesional.

-  A la libertad de cátedra, en consonancia con el marco constitucional.

-  A participar y recibir la ayuda necesaria para la mejora de la convivencia escolar, con la colaboración de la comunidad educativa.

-  A participar en la elaboración del plan de convivencia del centro y hacer propuestas para mejorarlo.

-  A comunicarse con los padres o tutores del alumnado menor de edad en el proceso de seguimiento escolar de estos ante cuestiones vinculadas con la convivencia escolar.

-  A recibir la colaboración necesaria por parte de los padres, o tutores del alumnado para poder proporcionar un clima adecuado de convivencia escolar y facilitar una educación integral al alumnado.

6-Deberes del profesorado:

-  Respetar y hacer respetar las normas de convivencia escolar, la libertad de conciencia y las convicciones religiosas, ideológicas, políticas y morales, así como la integridad e intimidad de todos los miembros de la comunidad educativa.

-  Cumplir los acuerdos y normas aprobados por el Claustro de profesores y/o Consejo Escolar del centro en materia de participación educativa y convivencia escolar, en el marco de la legislación vigente.

-   Proporcionar al alumnado una enseñanza de calidad, igualdad y equidad, respetando su diversidad y fomentando un buen clima de participación y convivencia que permita el buen desarrollo del proceso de enseñanza-aprendizaje.

-   Aplicar las normas de convivencia del centro de forma rápida, proporcionada y eficaz, para mantener un ambiente adecuado de estudio y aprendizaje durante las clases, así como en las actividades complementarias y extraescolares, tanto dentro como fuera del recinto escolar.

- Informar a los padres o tutores del alumnado sobre el progreso del aprendizaje e integración socioeducativa de sus hijos o tutelados.

- Colaborar en la prevención, detección, intervención y resolución de las conductas contrarias a la convivencia y gestionar la disciplina y el orden, tomando las medidas correctoras educativas que correspondan en virtud de este decreto y de conformidad con las normas de convivencia del centro.

- Poner en conocimiento del tutor del alumnado, de los miembros del equipo directivo y de los padres o tutores, cuando corresponda, los incidentes relevantes en el ámbito de la convivencia escolar para que se puedan tomar las medidas oportunas, guardando reserva, confidencialidad y sigilo profesional sobre la información y circunstancias personales y familiares del alumnado, conforme a la normativa vigente, y sin perjuicio de prestar a sus alumnos la atención inmediata que precisen.

OBJETIVOS DEL PLAN DE CONVIVENCIA

El principal objetivo del Colegio Santa María de los pinos es, como ya hemos nombrado anteriormente, el desarrollo integral de los alumnos a través de un clima de convivencia basado en el respeto y en la comunicación abierta.

Otros objetivos que pretendemos con el desarrollo de este Plan de Convivencia son:

  1. Prevenir y disminuir la aparición de manifestaciones violentas que puedan generarse en el centro.
  2. Mejorar el clima de trabajo mediante la aplicación de metodologías activas y participativas, tales como el Aprendizaje Cooperativo y el Método de Proyectos.
  3. Promover la construcción de una sociedad más justa, democrática, solidaria y pacífica.
  4. Establecer y asentar el modelo para el diagnóstico de la convivencia en el centro, prestando especial atención al acoso escolar, ciberacoso, violencia de género y LGTBfobia.
  5. Aprender, todos los miembros del centro escolar a convivir con los demás.

COMPETENCIAS Y RESPONSABILIDADES DE LOS ÓRGANOS DE GOBIERNO Y DE LA DIRECCIÓN DEL CENTRO

En consonancia con el artículo 124.3 de LOE y con el artículo 6 de la Ley 2/2010 prevalecerá la veracidad de los hechos constatados por profesores y miembros del equipo directivo y disfrutarán de la presunción de veracidad salvo que se aporten pruebas contrarias.

La Directora

Favorecer la convivencia en el centro, garantizar un adecuado clima escolar mediante la mediación en la resolución de los conflictos e imponer las medidas disciplinarias que corresponden a los alumnos, en cumplimiento de la normativa vigente sin perjuicio de las atribuidas al profesorado, Consejo Escolar o jefa de estudios.

 Se asegurará del cumplimiento de las actividades programadas en el plan de convivencia y promoverá la agilización de los procedimientos para la resolución de los conflictos en el Centro.

Impulsar la colaboración con las familias, con instituciones y con organismos que faciliten la relación del centro con el entorno y fomentar un clima escolar que favorezca el estudio y el desarrollo de cuantas actuaciones propicien una formación integral en conocimientos y valores de los alumnos

La directora decidirá  la incoación y resolución del procedimiento disciplinario previsto en el Decreto 32/2019, de 9 de abril, así como para la supervisión del cumplimiento efectivo de las medidas correctoras en los términos que hayan sido impuestas

Oído el tutor, la directora y jefa de estudios aplicará las medidas correctoras  establecidas en las letras c) y d) de las faltas graves. A su vez, la directora del centro, podrá establecer las medidas recogidas en las letras e) y f).

A la directora del centro corresponde la aplicación de medidas para la corrección de las faltas muy graves.

Aprobar los proyectos y normas a los que se refiere el capítulo II del Título V de la Ley Orgánica de Educación

Aprobará el plan y las normas de convivencia.

Jefatura de estudios

Coordinar y dirigir las actuaciones establecidas en el plan de convivencia del centro y en las normas de convivencia del centro así como de las actuaciones relativas a la mejora de la convivencia reflejadas en los respectivos planes de acción tutorial y de atención a la diversidad del centro.

Promover medidas de prevención que favorezca la buna convivencia escolar.

Organizará  la atención educativa del alumnado al que se le suspendiese el derecho de asistencia a la clase, en el marco de lo dispuesto en las normas de convivencia o de organización y funcionamiento del centro.

Controlará las faltas del alumnado cometidas contra las normas de convivencia y las medidas correctoras impuestas informando de ellas periódicamente de ellas a los padres o tutores del menor.

Oído el tutor, la directora y jefa de estudios aplicará las medidas correctoras  establecidas en las letras c) y d) de las faltas graves. A su vez, la directora del centro, podrá establecer las medidas recogidas en las letras e) y f).

El tutor y el profesorado

El tutor:

  • Cada tutor coordinará a los profesores que impartan docencia a los alumnos de su tutoría siguiendo el plan de acción tutorial con el fin de mejorar la convivencia
  • Trabajar para crear y mantener un buen clima de convivencia y comunicación entre el profesorado, el alumnado y las familias promoviendo su participación.
  •  Valorar la justificación de las faltas de asistencia de sus alumnos en casos reiterativos.
  • Cada tutor hará hincapié en la importancia de que las familias conozcan y contribuyan en la aplicación de las normas de convivencia.
    • Ser el garante del cumplimiento del plan de convivencia y la normativa establecida por el centro.
    • Fomentar en los alumnos los valores de la ciudadanía democrática, como el respeto, la tolerancia, la participación y la  libertad.
    • Prevenir, detectar y corregir aquellas conductas contrarias a la convivencia escolar y a las normas de convivencia del centro.
    • Participar en las actuaciones destinadas a la mejora de la convivencia.
    • Realizar propuestas para la elaboración del plan y normas de convivencia del centro
    • Participar en la evaluación anual de la convivencia del centro

El profesorado

Cualquier profesor que presencie o tenga conocimiento de la comisión de una falta, dará cuenta al tutor de grupo y jefe de estudios.

Aplicarán las medidas correctoras  establecidas en las letras a) y b) de las faltas graves el tutor y los profesores del alumno.

El tutor comunicará  a la directora y jefa de estudios las medidas correctoras  establecidas en las letras c) y d) de las faltas graves y a la directora las recogidas en los apartados e) y f).

El orientador

Asesorar al profesorado en prevención e intervención ante problemas de comportamiento del alumnado

Planificar actuaciones específicas dirigidas a los alumnos con alteraciones graves de conducta

 Adecuar el plan de acción tutorial al plan de convivencia junto con la jefa de estudios con el fin de  favorecer el buen clima escolar y la prevención y resolución de conflictos.

 Asesorar en la Comisión de convivencia cuando sea requerido para ello

El alumnado

Participar de forma activa en el Consejo Escolar siguiendo las pautas que en este se recogen.

Formar parte del grupo de alumnos ayudantes de forma voluntaria.

Colaborar con los profesores y con los órganos de gobierno del centro para el buen funcionamiento del mismo

Fomentar la convivencia entre los alumnos de su grupo y del resto de grupos.

Participar  en acciones y programas de mejora de la convivencia del centro, de ayuda entre iguales, en especial en casos de acoso, de igualdad efectiva entre hombres y mujeres y LGTBIfobia.

Respetar  las normas de convivencia y las normas de organización y funcionamiento.

Padres o tutores

Contribuirán a la mejora del clima educativo del centro y al cumplimiento de las normas, promoviendo en sus hijos o representados el respeto por las normas de convivencia del centro y a las orientaciones y decisiones del profesorado en relación con la convivencia escolar.

También podrán participar como voluntarios en acciones para la mejora de la convivencia.

La Administración educativa

La Administración educativa, a través de la consejería competente en materia educativa, llevará a cabo las siguientes actuaciones en materia de convivencia escolar:

Planificar, desarrollar y asesorar sobre medidas dirigidas a favorecer la convivencia en los centros y servicios educativos, cuando así lo requiera, en colaboración con las diferentes Direcciones de Área Territorial.

 Asesorar a los centros educativos sobre conflictos de convivencia y coordinar a los diferentes servicios y unidades que intervienen en los conflictos de convivencia escolar.

Colaborar con la red de formación en las acciones de mejora de la convivencia y participación en los centros educativos, así como promover e impulsar la formación de los agentes implicados en la detección, prevención, análisis e investigación de estas situaciones.

Registrar y analizar los datos del mapa del clima social y de convivencia de los centros educativos.

 Elaborar propuestas de orientación y apoyo a los padres o tutores en su tarea educativa.

Impulsar la participación educativa, directamente o a través de las asociaciones de padres y las del alumnado, así como el apoyo a los consejos escolares de los centros.

La Inspección educativa

Informar y asesorar a los equipos directivos, en casos de conflictos de convivencia, acoso y ciberacoso colaborando en su análisis y valoración y, en su caso, elaborando propuestas de intervención.

Colaborar con los servicios territoriales de Inspección Educativa en el asesoramiento y análisis de situaciones de especial relevancia y complejidad.

Facilitar materiales para la elaboración del plan de convivencia y, en especial, para la prevención, la detección y la intervención en situaciones de acoso escolar, la LGTBIfobia y la violencia de género en los centros educativos, a disposición de los equipos de orientación educativa y psicopedagógica y de los departamentos de orientación.

Colaborar con la red de formación en la detección de necesidades de acciones de mejora de la convivencia, en materia de acoso y ciberacoso, LGTBIfobia y violencia de género en los centros educativos, así como promover e impulsar la formación de los agentes implicados en la detección, prevención, intervención, análisis e investigación del acoso escolar.

Registrar y analizar la evolución de los casos de acoso y ciberacoso en el ámbito escolar.

Participar, cuando así se le requiera, en los grupos de trabajo y comisiones que sobre el acoso escolar integren diferentes servicios de la Administración de la Comunidad de Madrid y de otras administraciones.

La supervisión y seguimiento de la aplicación por parte de los centros docentes de sus planes de convivencia, así como proponer modificaciones de mejora

El Consejo Escolar

 Realizar un informe anual del seguimiento y evaluación del plan de convivencia del centro.

 Garantizar que todos los miembros de la comunidad educativa queden representados eligiendo a los miembros que formen parte de ella  y que las normas de convivencia establecidas se adecuen a la realidad del centro.

Conocer la resolución de conflictos disciplinarios y velar por que se atengan a la normativa vigente. Cuando las conductas de los alumnos perjudiquen gravemente la convivencia del centro, el Consejo Escolar podrá revisar las medidas disciplinarias adoptadas y proponer, en su caso, las medidas oportunas.

Velar por el correcto ejercicio de los derechos y cumplimiento de deberes de los alumnos.

Establecer directrices para la elaboración del plan de convivencia y de las normas de convivencia del centro.

Proponer actuaciones de mejora de la convivencia

Designar a una persona que impulse medidas educativas que fomenten la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.

Informar las normas y los planes de convivencia y sus modificaciones previstas en los artículos 12.4 y 13.1 de este decreto.

Otros profesionales del centro

Realizarán las funciones propias de su especialidad respetando los principios de la convivencia escolar, desarrollando actuaciones específicas de seguimiento del alumnado y sus familias.

El personal de administración y servicios del centro contribuirá de forma activa a la mejora de la convivencia colaborando con el equipo directivo y el profesorado del centro en el desarrollo del plan de convivencia y en el cumplimiento de las normas de convivencia escolar y en la prevención, detección y erradicación de las conductas contrarias a la convivencia y, en particular, de las situaciones de violencia y/o acoso escolar.

Comisión de Convivencia

Se escogerá gente del Consejo Escolar para formar la comisión de convivencia, quedando así representados todos los sectores de la comunidad educativa.

Formarán parte de la comisión la directora, la jefa de estudios, un profesor, un padre de alumno y un representante del alumnado en el Consejo Escolar. Será presidida por la directora del centro que podrá delegar en la jefa de estudios. Al existir la figura del orientador podrá participar en dicha comisión asumiendo tareas de asesoramiento.

Las competencias de la comisión serán las siguientes:

a)    Promover que las actuaciones en el centro favorezcan la convivencia, el respeto, la tolerancia, el ejercicio efectivo de derechos y el cumplimiento de deberes, la igualdad entre hombres y mujeres, así como proponer al Consejo Escolar las medidas que considere oportunas para mejorar la convivencia en el centro la prevención y lucha contra el acoso escolar y la LGTBIfobia.

 

b) Proponer  nuevas medidas para el plan de convivencia del centro.

c) Evaluar periódicamente la situación de la convivencia en el centro y los resultados de aplicación de las normas de convivencia.

d) Informar de sus actuaciones a la directora, siendo ella la que informará al Claustro de profesores y al Consejo Escolar del centro, así como de los resultados obtenidos en las evaluaciones realizadas.

e) Elaborar el plan de convivencia y las normas de convivencia, así como sus modificaciones.

f) Participar en las actuaciones de planificación, coordinación y evaluación del plan de convivencia.

g) Velar junto con el tutor porque las normas de convivencia de aula estén en consonancia con las establecidas con carácter general para todo el centro.

MODELOS DE ACTUACIÓN FAVORECEDORES DE LA CONVIVENCIA

Todas las acciones se llevarán a cabo, con el objetivo de favorecer un buen ambiente y la convivencia en el centro educativo, y así generar un clima de seguridad y afecto al alumno.

A continuación presentaremos algunas de las mismas:

-          Acogida de los grupos al comienzo de cada curso, con especial atención a los nuevos alumnos, presentación del colegio y acompañamiento durante el proceso de adaptación.

-          Elaboración, por parte de los alumnos y tutores de los cursos, de las normas en el aula, con el apoyo del equipo de orientación, a través de la reflexión de la convivencia, el respeto, la escucha activa y los valores democráticos.

-          Información a todas las familias sobre el valor que en centro se da a la convivencia y sobre las normas de obligado cumplimiento. Esta información se realiza en encuentros formales como reuniones y entrevistas con las mismas.

-          Entrevistas individuales con cada una de las familias de nueva incorporación, en la que se recoge información y se transmiten las principales líneas del centro educativo.

-          Cuidado especial al trato dado por todo el personal de centro a alumnos y familias, siempre basado en el respeto y la escucha activa.

-          Plan de Acción Tutorial centrado en la transmisión de valores democráticos y de respeto al otro y a las diferencias. Se trabaja en cada una de las etapas con talleres específicos, sobre relaciones entre iguales, habilidades de competencia emocional, a través de reflexión sobre temas de actualidad, etc.

-          Diseño de actividades complementarias y extraescolares que apoyan y potencian la educación en valores.

-          Control cuidadoso y cercano de los espacios comunes en los tiempos de recreo por parte del equipo docente, de los monitores y de los cuidadores.

-          Observación, recogida de información y seguimiento de los tiempos de recreo, de forma que se puedan llevar a cabo intervenciones que mejoren el uso del espacio por parte de todos los alumnos.

-          Control y cuidado por parte de los profesores en los momentos de cambio de aula y en el comedor.

-          Intervención inmediata y directa en cualquier situación que suponga una ruptura de las normas o un problema de convivencia.

-          Planificación y participación del departamento de orientación y el tutor en las tutorías.

-          Diseño y desarrollo de acciones dirigidas a los alumnos sobre temas relacionados con los valores y la convivencia: acciones concretas sobre violencia de género, redes sociales, educación vial, etc.

-          Empleo de metodologías activas que fomentan la participación de todos los alumnos y la inclusión de aquellos con más dificultades de relación social, a través de Proyectos y Trabajo Cooperativo.

NORMAS DE CONVIVIENCIA Y RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS

Todos los alumnos tienen los derechos y deberes regulados en la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo.

El otro referente legal fundamental es el ya mencionado Decreto 32/2019, de 9 de abril, del Consejo de Gobierno, por el que se establece el marco regulador de la convivencia en los centros docentes de la Comunidad de Madrid.

 

 

Normas y resolución de conflictos en educación infantil.

             i.    En el caso de educación infantil, Para los alumnos.

el papel del adulto en la resolución de conflictos es fundamental.

En esta etapa los alumnos necesitan que el adulto les ayude a solucionar los conflictos que puedan surgir transmitiéndole empatía.

Al inicio de curso es importante crear un marco de referencia, donde todo el grupo conozca las normas de la clase, para un buen funcionamiento de la misma.

Algunas de estas normas son: no pegar ni molestar, cuidar el material, recoger las cosas, levantar la mano para hablar, etc.

Las normas se trabajarán de forma progresiva, desde lo más concreto a lo más global y universal, no solo generando unas normas básicas de convivencia en el grupo escolar, sino también a nivel social.

Una vez acordadas las normas de convivencia, sabemos dónde situarnos, por lo que podremos tomar medidas en caso de que se incumplan las normas. Las medidas que se llevarán a cabo girarán en torno al desarrollo de la empatía, intentando que los alumnos se pongan en el lugar del otro.

En todos los cursos, y a través de las tutorías personales con las familias, se les informa de las normas básicas del Centro Educativo.

Algunas de las normas que han de cumplir son:

  • Puntualidad en la entrada y salida del colegio.
  • Buena uniformidad.
  • Cumplimiento de la higiene y la limpieza.

Normas y resolución de conflictos en educación primaria

                                        ii.    Para los alumnos.

En el caso de Educación Primaria, las normas de convivencia se trabajarán desde las tutorías. Igual que en Educación Infantil, no pretenderemos que las normas se cumplan solo en el aula, sino que se transmita a los alumnos la importancia que existe a nivel social el cumplimiento de las normas, para favorecer un buen clima de convivencia.

 

 

Algunas de las normas que se han de cumplir dentro del aula son:

  • Respetar el turno de palabra.
  • Escuchar en silencio y estar atentos para aprender cuando habla el profesor/a o algún compañero para todos los demás.
  • Mantener una actitud de esfuerzo al realizar los trabajos.
  • Evitar los gritos.
  • Moverse caminando y con tranquilidad por el espacio de la clase evitando correr (excepto en Educación Física cuando la profesora lo indique).
  • Ser puntuales en la llegada a clase.
  • Tener una actitud colaboradora al trabajar en equipo.
  • No se va al servicio durante el desarrollo de las sesiones.
  • Colocar los abrigos y las mochilas bien y en el sitio correcto (perchas, casilleros…)

El cumplimiento de las normas en Educación Primaria irá enfocado al desarrollo de la empatía, como se viene trabajando desde educación infantil. De forma que la resolución de conflictos estará centrada en el diálogo entre los alumnos implicados, ya que esto favorecerá que se pongan en el lugar del otro y traten de comprender y aprender de sus errores.

En caso de que los alumnos no lleguen a un acuerdo en la situación conflictiva, el profesor mediará para que ambas partes puedan llegar a una solución.

También se trabajarán normas que se han de cumplir en los espacios comunes, algunas de ellas son:

  • Hay que tener una actitud de ayudar a aquellos que lo necesitan.
  • Hay que resolver los conflictos de manera pacífica, intentando usar el diálogo y sin recurrir a la violencia: No se puede pegar, ni insultar, ni burlarse, ni provocar.
  • Hay que escuchar con respeto las opiniones de los demás, aunque no estemos de acuerdo.
  • Hay que obedecer a los profesores, monitores y personal no docente del colegio. Si un alumno cree que ha sido tratado injustamente por un adulto puede hablarlo con su tutor/a, si no queda satisfecho con la Jefe de Estudios, y si todavía no ha resuelto su problema, con el Director.
  • No se pueden coger objetos que no son propios son permiso de su dueño. Si alguien encuentra un objeto perdido que no es suyo se lo tiene que dar a su tutor.
  • Hay que cuidar siempre el material, haciendo un uso adecuado del mismo para que nos dure lo más posible y podamos disfrutarlo todos al máximo. El material de la clase no se puede sacar al patio sin consultar previamente al tutor.

Más allá de los espacios comunes, en las áreas específicas, los profesores que las impartan, también trabajarán normas concretas para los diferentes espacios (Por ejemplo: gimnasio, Polideportivo, etc.)

Sanciones y medidas acordadas

Las sanciones se llevarán a cabo con aquellos alumnos que incumplan las normas básicas de convivencia consideradas faltas graves, o la constante reiteración de faltas leves.

Siguiendo la normativa de la Comunidad de Madrid y nuestras normas de convivencia, aplicaremos las siguientes medidas para intentar ayudar a los alumnos/as:

  • Realización de tareas en el centro fuera del horario lectivo que podrán contribuir al mejor desarrollo de las actividades del centro, o si procede dirigidas a reparar los daños causados.
  • Prohibición temporal de participar en actividades complementarias o extraescolares del centro.
  • Quedarse un día fuera de su grupo de convivencia haciendo todos los trabajos que hacen sus compañeros pero fuera del aula. Los tiempos de patio se dedican a pensar sobre lo que hablamos, haciendo propuestas para cambiar de actitud. En ocasiones se les pide la colaboración en otras actividades del colegio.
  • Escriben lo que ha sucedido y a partir de este escrito hablamos para entendernos y poder analizar el problema. Enseñan lo que han escrito en casa y lo firman los padres.
  • En el caso de que la falta se relaciones con el deterioro o rotura de un objeto, el alumno lo restituirá económicamente. Si se dejara algún lugar sucio, lo tendría que limpiar.
  • En el caso injustificado de asistencia a clase, se procederá a la apertura del Protocolo de Absentismo.
  • En caso de faltas muy graves o de sucesivas repeticiones de faltas leves o graves se puede llegar a la expulsión temporal según regula el Decreto 32/2019, del 9 de abril.

Los profesores del Centro,  tienen una hoja de registro donde se anotan las incidencias que hayan pasado.

                                      iii.    Para las familias.

A través de las tutorías, las familias de los alumnos estarán informadas sobre la conducta de los alumnos dentro del aula, y la comunicación sobre el comportamiento de los mismos se transmitirá a través de la agenda.

Al inicio de curso las familias firman, en las tutorías individualizadas, un documento en el que se comprometen al cumplimiento de las normas del centro, ya nombradas anteriormente.

En el caso del no cumplimiento de las normas básicas del centro educativo, los tutores y profesores, comunicarán a las familias las medidas adoptadas con los alumnos. También se transmitirá la importancia que tiene que cumplimiento de la sanción para evitar actitudes reiteradas por parte de los alumnos.

Normas y resolución de conflictos en educación secundaria

Seguiremos  lo indicado en el Decreto de Convivencia 32/2019, de 9 de abril, para la elaboración de las normas de convivencia en la ESO. Estas normas serán conocidas por todos en las tutorías y quedarán expuestas en los corchos de todas las clases.

Para conseguir que todo vaya de la mejor manera posible, que el ambiente sea agradable, que todos podamos llevar a cabo nuestras respectivas tareas, etc., es imprescindible que, desde el principio y a lo largo de todo el curso, respetemos unas normas básicas de funcionamiento.

Además, son reglas de funcionamiento interno:

  1. Respeto a todas las personas con las que convivimos en el ámbito escolar: compañeros, profesores, personal no docente y cualquier otra persona con la que nos relacionemos en el desarrollo de las actividades lectivas como no lectivas. Se debe mantener un trato correcto con todos, sin utilizar en ningún caso la violencia física o verbal, o tener comportamientos que puedan molestar o llegar a vejar a otros.
  2. Puntualidad: La hora de comienzo de las clases es la que figura en el horario. A partir de ese momento se tomará nota del retraso con el que se incorporan los alumnos y se dejará constancia en los estadillos de asistencia.
  3. Asistencia: es obligada la asistencia a todas las clases y actividades complementarias que se programen. Las faltas de asistencia, por tanto, deben ser justificadas por escrito. La justificación se hará llegar al tutor en el periodo máximo de una semana a partir del día de la ausencia e incluirá: nombre del alumno, día y horas en las que faltó, motivo y firma de madre, padre o tutor/a.
  4. Los alumnos asistirán a las salidas previa autorización de sus padres y/o tutores.
  5. Representación de la clase. En todos los grupos se escogerán a través de votaciones democráticas la figura de delegado y subdelegado de la clase.

Esta figura deberá representar la opinión de la clase y no la suya propia en las reuniones con el profesorado.

El delegado deberá tener un comportamiento respetuoso con sus compañeros y cumplir la normativa del centro. En caso contrario, el equipo directivo podrá impugnar el resultado de la votación o destituirle de esa representación.

  1. Pérdida del derecho a la evaluación continua: La falta de asistencia injustificada a partir del 10 % de las horas lectivas de una asignatura conlleva la pérdida del derecho a la evaluación continua, debiendo el alumno o la alumna afectada someterse a un procedimiento extraordinario de evaluación.

El procedimiento de evaluación mencionado consistirá en:

a. Examen global de la asignatura y

b. Trabajos que el profesor correspondiente determine para cubrir los objetivos del área.

  1. Hora de ir al baño: antes de los recreos se ofrecerán 10 minutos para visitar el aseo, esto se llevará a cabo de forma organizada y sin perturbar el buen funcionamiento de la clase que se esté dando.
  2. Recreo: En los tiempos de recreo se saldrá al patio, despejarse, almozar y coger fuerzas para las siguientes clases..
  3. Comedor: al terminar la última clase, los alumnos bajarán al comedor directamente, dejando el aula recogida. Desde que entran en el comedor todos deben respetar las normas de comportamiento en la mesa (no hablar con la boca llena, coger los cubiertos adecuadamente, sentarse de forma adecuada, no molestar a los compañeros, respetar el material de la sala,…). Al acabar de comer dejarán los utensilios y residuos en los lugares previstos para ello.

10. Material y entorno: es obligado respetar y tratar bien el material y el entorno en el que nos desenvolvemos: mesas, sillas, paredes, puertas, verjas, baños, árboles, laboratorio, libros, corchos, pizarras, gimnasio, instrumentos musicales, comedor, autobuses, museos, exposiciones, …

Si rompemos o manchamos algo por no tratarlo correctamente tendremos que:

a. Limpiarlo o repararlo si es posible (fuera del horario escolar).

b. Reponerlo/pagarlo si no se puede arreglar o si lo debe reparar un profesional, según el criterio que establezca el colegio.

11. Durante la clase: tenemos que estar sentados correctamente (salvo que el profe disponga otra cosa), en silencio (salvo que se nos de la palabra o nos hayan dado permiso para hablar), respetando el momento de trabajo de los demás (y el propio), con el material que se está usando en clase preparado, trabajando y participando con interés, en definitiva en disposición de aprender.

Salvo excepciones, autorizadas por los profesores, nos abstendremos de comer o beber.

12. Salvo excepciones autorizadas por los profesores, no está permitida la utilización de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos en el colegio, por lo que deberán ser entregados al entrar al centro y recogidos a la salida. Se retirará cualquier dispositivo electrónico que no haya sido entregado, esté encendido o no. Pudiendo ser recogido por los alumnos pasados una semana. Si se incumple de manera reiterada esta norma se adoptarán medidas especiales.

 Normas que rigen durante la realización de los exámenes de evaluación, recuperación y globales:

Para que los exámenes se desarrollen con normalidad, dentro de nuestras posibilidades organizativas, nos regiremos por las siguientes reglas:

  • Cada alumna/o ocupará para los exámenes el puesto que le sea asignado
  • Todos los alumnos estarán en el aula correspondiente a la hora en que, según los horarios publicados, dé comienzo el examen.
  • A partir de la hora indicada se repartirán los exámenes, el papel y se darán las pautas necesarias.
  • Una vez se entregue el examen los alumnos permanecerán en el aula hasta que termine el tiempo fijado para la prueba.
  • En los exámenes de recuperación final de junio y en los exámenes extraordinarios de septiembre, los alumnos que terminen antes del plazo fijado para el examen podrán ir a casa o esperar el comienzo del siguiente examen.
  • Durante la realización del examen los alumnos dejarán todas sus pertenencias personales en las mochilas, dejando solo en la mesa de examen dos bolígrafos (el de uso y el de repuesto), calculadora autorizada (en caso de que lo indique el profesor), tipex, regla (si es necesaria) y/o instrumentos de dibujo (en los exámenes pertinentes).

En conclusión: En los exámenes no se puede copiar ni molestar a los demás.

El incumplimiento de las normas durante la realización del examen conllevará su retirada y su calificación como insuficiente.

Autorización imagen en página web

Así mismo se pasará un documento a los padres y madres para que autoricen que las imágenes de sus hijos e hijas puedan salir en la página web del colegio en alguno de los artículos que se van realizando y colgando a lo largo del curso.

Administración y uso de medicamentos

Obligaciones con respecto a la administración y uso de medicamentos en el horario escolar:

La primera obligación incumbe a la familia del alumno/a que debe informar al centro docente sobre la existencia de las patologías que padece el alumno/a, firmar documento de autorización para impartir dicho medicamento y prescripción facultativa.

La siguiente obligación corresponde al docente en cuanto debe prestar los primeros auxilios básicos que no comprometan la salud del alumno/a y que no requieran de una formación o preparación distinta de la conocida por cualquier otro ciudadano/a. Esta obligación será la de dispensar las ayudas técnicas o sanitarias que deben haber sido previstas previamente por el centro en sus normas de organización y funcionamiento, avisar a los servicios médicos de urgencias (112).

La prestación de auxilios es una responsabilidad del docente, pero no podrá exigírsele nunca más allá de lo que corresponde a su cualificación técnica o a los requisitos exigidos para cubrir el puesto de profesor/a. En este sentido:

No resulta exigible a los docentes el suministro de medicamentos que por su complejidad superen el ámbito de primeros auxilios, y habrá de acudir para ello a un centro sanitario especializado.

Los Servicios de Inspección Médica consideran que en caso de administración de medicamentos a los alumnos/as se deberá atener a lo siguiente:

La medicación a administrar en un centro escolar puede ser por vía oral, con indicación médica escrita, y previo permiso escrito de los padres o tutores legales.

La medicación por otras vías (rectal, intramuscular,..) debe administrarse mediante personal adiestrado y en condiciones idóneas.

La responsabilidad del profesorado en caso de accidente de un alumno/a es la de realizar aquellas medidas de primeros auxilios que se conozcan, estar a su lado en todo momento), avisar al 112

Faltas de disciplina y sanciones

Como queda recogido en el Decreto 32/2019, de 9 de abril, se elaborarán las normas de organización y funcionamiento y se corregirán los actos que realicen los alumnos contrarios a las normas de convivencia tanto en horario lectivo en el recinto escolar como fuera del mismo durante la realización de actividades complementarias o extraescolares  o durante la prestación de servicios complementarios. Así mismo también se incluyen aquellas conductas llevadas a cabo fuera del horario lectivo y del centro que estén relacionadas con la vida escolar y afecten a los derechos de los miembros de la comunidad educativa a o impliquen riesgo para su seguridad e integridad física y moral.

Cualquier persona que tuviera conocimientos de hechos delictivos está en la obligación de poner los hechos en conocimiento de los cuerpos de seguridad correspondiente o del Ministerio Fiscal.

Siempre se garantizará la seguridad jurídica, especialmente en lo que se refiere al procedimiento disciplinario, respetando los principios de la potestad sancionadora.

Las medidas correctoras de las conductas contrarias a las normas de convivencia tendrán como objetivo principal el cese de dichas conductas, siendo tipificadas en leves, graves y muy graves, teniendo en cuenta las circunstancias atenuantes o agravantes.

Estas normas favorecerán la convivencia, el respeto, la tolerancia, el ejercicio efectivo de derechos y el cumplimiento de deberes, la igualdad entre hombres y mujeres, así como la convivencia en el centro y la prevención y lucha contra el acoso escolar y la LGTBIfobia y se facilitarán a través de la web del centro escolar o aplicaciones para dispositivos móvil.

 

Faltas leves

Se califica como falta leve cualquier infracción a las normas de conducta que el profesor o equipo docente  no considere falta grave ni muy grave.

FALTA

SANCIÓN

Alborotar en clase

Expulsión de la sesión de clase con comparecencia inmediata ante el tutor, privación del tiempo de recreo o cualquier medida similar.

No respetar el mobiliario escolar o usar incorrectamente los espacios comunes

Realización de tareas que contribuyan al mejor desarrollo del centro o, si procede, dirigidas a reparar los daños causados

Molestar a los compañeros

 Amonestación verbal o por escrito del profesor que estuviera presente en el momento de cometerla y según crea oportuno, siendo informado el tutor.

Interrumpir la clase sin justificación

Amonestación verbal o por escrito del profesor.

 Falta de espíritu en el trabajo

Realización de tareas de carácter académico

Impuntualidad

Permanencia en el centro después de la jornada escolar

Desobediencia a las normas de los tutores y profesores

Expulsión de la sesión de clase con comparecencia inmediata ante el tutor y/o  Jefe de Estudios, privación del tiempo de recreo o cualquier medida similar.

 Estar en posesión del teléfono móvil o dispositivo electrónico no autorizado

Retirada del teléfono móvil o del aparato electrónico utilizado que se depositará en Dirección durante una semana.

Cualquier acto que como tal sea considerado

Expulsión de la sesión de clase con comparecencia inmediata ante el tutor

 

Comer chicle, ingerir alimentos o bebidas, sin autorización, en el centro.

Amonestación verbal o por escrito del profesor.

No traer el material escolar pertinente, así como la agenda

Amonestación verbal o por escrito del profesor. En caso de reiteración el alumno deberá ir al domicilio a por el material.

No traer el uniforme correspondiente, salvo excepciones.

No podrá asistir al centro sin el uniforme.

 

Faltas graves

 FALTA

SANCIÓN

Las faltas reiteradas de puntualidad o de asistencia a clase que, a juicio del tutor, no estén justificadas.

 

 

 

 

 

a) La realización de tareas en el centro, dentro o fuera del horario lectivo, que pudiera contribuir a la mejora de las actividades del centro o la reparación de los daños causados.

b) Expulsión de la sesión de clase con comparecencia inmediata ante el jefe de estudios o el director, la privación del tiempo de recreo o cualquier otra medida similar de aplicación inmediata.

c) Prohibición temporal de participar en actividades extraescolares por un periodo máximo de un mes, ampliables a tres en el caso de actividades que incluyan pernoctar fuera del centro.

d) Prohibición temporal de participar en los servicios complementarios del centro, excluido el servicio de comedor, cuando la falta cometida afecte a dichos servicios, y por un período máximo de un mes.

e) Expulsión de determinadas clases por un plazo máximo de seis días lectivos consecutivos.

f) Expulsión del centro por un plazo máximo de seis días lectivos.

 

Las conductas que impidan o dificulten a otros compañeros el ejercicio del derecho o el cumplimiento del deber del estudio.

Los actos de incorrección o desconsideración con compañeros y compañeras u otros miembros de la comunidad escolar.

Los actos de indisciplina y los que perturben el desarrollo normal de las actividades del centro.

Los daños causados en las instalaciones o el material del centro.

 

La sustracción, daño u ocultación de los bienes o pertenencias de los miembros de la comunidad educativa.

 

La incitación a la comisión de una falta grave contraria a las normas de convivencia.

La participación en riñas mutuamente aceptadas.

La alteración grave e intencionada del normal desarrollo de la actividad escolar que no constituya falta muy grave, según el presente decreto.

La reiteración en el mismo trimestre de dos o más faltas leves.

Los actos que impidan la correcta evaluación del aprendizaje por parte del profesorado o falseen los resultados académicos.

La omisión del deber de comunicar al personal del centro las situaciones de acoso

 o que puedan poner en riesgo grave la integridad física o moral de otros miembros  de la comunidad educativa, que presencie o de las que sea conocedor.

 

 

Faltas muy grave

FALTA

SANCIÓN

Los actos graves de indisciplina, desconsideración, insultos, amenazas, falta de respeto o actitudes desafiantes, cometidos hacia los profesores y demás personal del centro.

 

 

 

 

a) Realización de tareas en el centro fuera del horario lectivo, que podrán contribuir

al mejor desarrollo de las actividades del centro o, si procede, dirigidas a reparar

los daños causados.

b) Prohibición temporal de participar en las actividades complementarias o extraescolares del centro, por un período máximo de tres meses, que podrán ampliarse hasta final de curso para las actividades que se incluyan pernoctar fuera del centro.

c) Cambio de grupo del alumno.

d) Expulsión de determinadas clases por un período superior a seis días lectivos e inferior a diez.

e) Expulsión del centro por un período superior a seis días lectivos e inferior a veinte.

f) Cambio de centro, cuando no proceda la expulsión definitiva por tratarse de un alumno de Educación Obligatoria o de Formación Profesional Básica.

g) Expulsión definitiva del centro.

 

El acoso físico o moral a los compañeros.

El uso de la intimidación o la violencia, las agresiones, las ofensas graves y los actos que atenten gravemente contra el derecho a la intimidad, al honor o a la propia imagen o la salud contra los compañeros o demás miembros de la comunidad educativa.

La discriminación, las vejaciones o las humillaciones a cualquier miembro de la comunidad educativa, ya sean por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, orientación sexual, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La grabación, publicidad o difusión, a través de cualquier medio o soporte, de agresiones o humillaciones cometidas o con contenido vejatorio para los miembros de la comunidad educativa.

Los daños graves causados intencionadamente o por uso indebido en las instalaciones, materiales y documentos del centro o en las pertenencias de otros miembros de la comunidad educativa.

La suplantación de personalidad y la falsificación o sustracción de documentos académicos.

El uso, la incitación al mismo, la introducción en el centro o el comercio de objetos o sustancias perjudiciales para la salud o peligrosas para la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa.

El acceso indebido o sin autorización a documentos, ficheros y servidores del centro.

La grave perturbación del normal desarrollo de las actividades del centro y en general cualquier incumplimiento grave de las normas de conducta.

La reiteración en el mismo trimestre de dos o más faltas graves.

La incitación o estímulo a la comisión de una falta muy grave contraria a las normas de convivencia.

El incumplimiento de una medida correctora impuesta por la comisión de una falta grave, así como el incumplimiento de las medidas dirigidas a reparar los daños o asumir su coste, o a realizar las tareas sustitutivas impuestas.

 

 

 

 

 

 

 

La medida correctora por inasistencia a clase será impuesta por el tutor.

El procedimiento extraordinario de evaluación para el alumno que supere el  70% de faltas de asistencia trimestrales perderá el derecho a la evaluación continua.

Medidas correctoras y medidas cautelares

Al adoptar estas medidas se tendrán en cuenta los siguientes criterios generales:

1. La aplicación de medidas correctoras tendrá carácter educativo y procurará la mejora de la convivencia en el centro, buscando:

a) Preservar la integridad física y moral de todos los integrantes de la comunidad educativa.

b) Mantener un buen clima de trabajo y convivencia para un correcto funcionamiento

c) Preservar el derecho del profesorado a enseñar y del alumnado a aprender en las condiciones adecuadas.

d) Inculcar una conciencia con valores positivos de convivencia al alumnado para mantener una buena relación entre todos los miembros de la comunidad educativa.

e) Hacer conscientes a los alumnos  de los límites de sus actos y responsables en la consecución de los mismos.

2. No se podrá privar a ningún alumno de su derecho a la educación obligatoria.

3. En los casos de absentismo o riesgo de abandono escolar se procurará que las medidas correctoras que se adopten eviten que se acentúen estos problemas.

4. Se deberán tener en cuenta, con carácter prioritario, los derechos de la mayoría de los miembros de la comunidad educativa y los de las víctimas de actos antisociales, de agresiones o de acoso, primando el interés superior de los menores sobre cualquier otro interés.

5. Cuando el alumno sea expulsado de forma temporal de  determinadas clases o del centro o se le prohíba participar en actividades extraescolares, el alumno realizará las tareas que el profesor que imparte la clase o el tutor determine.

 

6. Se valorarán la edad, situación y circunstancias personales, familiares y sociales del alumno, y demás factores que pudieran haber incidido en la aparición de las conductas o actos contrarios a las normas establecidas.

7. Se analizarán las secuelas psicológicas y sociales de los agredidos, y su repercusión social.

8. Las medidas correctoras deberán ser proporcionales a la edad de los alumnos y su situación socioemocional, así como a la naturaleza y gravedad de las faltas cometidas, y deberán contribuir a la mejora del clima de convivencia del centro.

Al aplicar estas medidas se tendrán en cuenta los siguientes criterios generales:

1. Los padres o tutores del alumnado menor de edad deberán tener puntual información sobre las correcciones de conductas que les afecten, en los términos previstos en este decreto y en las normas de convivencia del centro.

2. La tutora y directora determinarán el horario y otras condiciones en que el alumno expulsado  acudirá  al centro para realizar exámenes o para recoger instrucciones o materiales que determine el profesorado que le imparte clase.

3. Las medidas correctoras de cambio de centro o de expulsión definitiva del mismo se aplicarán cuando la gravedad de los hechos cometidos y la presencia del alumno que los cometa en el centro supongan menoscabo de los derechos o de la dignidad para otros miembros de la comunidad educativa.

4. Cuando se imponga la medida correctora de cambio de centro, la consejería competente en materia de Educación realizará el cambio de centro garantizándole un puesto escolar en otro centro sostenido con fondos públicos, con los servicios complementarios que sean necesarios. El director del centro elevará petición razonada ante la Dirección de Área Territorial, que tramitará esta propuesta en el plazo máximo de cinco días hábiles. El alumno que sea cambiado de centro deberá realizar las actividades y tareas que se determinen y que se desarrollarán en la forma en que se articule conjuntamente por los equipos directivos y los departamentos de orientación de los dos centros afectados.

En relación a las medidas correctoras y cautelares anteriormente mencionadas se tendrán en cuenta:

- Atenuantes:

a) El arrepentimiento.

b) La ausencia de intencionalidad.

c) La reparación del daño causado.

d) La colaboración en el esclarecimiento de los hechos o para la resolución pacífica del conflicto.

e) No haber incurrido con anterioridad en incumplimiento de normas de convivencia durante el curso académico.

- Agravantes:

a) La premeditación y la reiteración. Haber sido sancionado con anterioridad por el incumplimiento de normas de convivencia durante el curso académico.

b) El uso de la violencia, de actitudes amenazadoras, desafiantes o irrespetuosas, de menosprecio continuado y de acoso dentro o fuera del centro.

c) Causar daño, injuria u ofensa a compañeros de menor edad o recién incorporados al centro.

d) Las conductas que atenten contra el derecho a no ser discriminado por razón de nacimiento, raza, sexo, convicciones políticas, morales o religiosas, así como por padecer discapacidad física o psíquica, o por cualquier otra condición personal o circunstancia social.

e) Los actos realizados en grupo o la incitación o estímulo a la actuación colectiva que atenten contra los derechos de cualquier miembro de la comunidad educativa.

f) La gravedad de los perjuicios causados al centro o a cualquier de los integrantes de la comunidad educativa.

g) La publicidad o jactancia relativas a conductas perturbadoras de la convivencia a través de aparatos electrónicos u otros medios.

Asunción de responsabilidades y reparación de daños

1. el alumno deberá devolver cualquier pertenencia que haya sustraído y repara los daños que hubiera causado de forma intencionada o por negligencia grave, contribuyendo  al coste económico de su reparación, siendo los padres o tutores legales del  alumno menor de edad quienes asuman el coste. Asimismo, los padres o tutores asumirán la responsabilidad civil que les corresponda en los términos previstos por la Ley. La reparación económica no eximirá de la medida de corrección.

En algunos casos se contribuirá con la realización de tareas que mejoren el desarrollo de las actividades del centro  o del entorno ambiental del mismo.

2. Asimismo, cuando se incurra en conductas tipificadas como faltas de respeto, agresión física o moral a sus compañeros o demás miembros de la comunidad educativa, se deberá reparar el daño moral causado mediante la presentación de excusas y el reconocimiento de la responsabilidad en los actos, bien en público o bien en privado, según corresponda por la naturaleza de los hechos y de acuerdo con lo que determine el órgano competente para imponer la corrección.

Preservación de la convivencia

1. Se establecerán medidas cautelares, proporcionales y provisionales, mientras se estudia la sanción definitiva pertinente, garantizando así  el desarrollo normal de las actividades en el centro.

2. El profesor podrá expulsar al alumno que perturbe el desarrollo de las actividades lectivas o de otro tipo, sin perjuicio de las medidas correctoras que posteriormente pudieran imponerse, exigiendo la inmediata comparecencia ante el jefe de estudios o tutora.

3. Cuando concurran circunstancias excepcionales que hagan previsible una quiebra o deterioro de la convivencia en el centro, la directora, de forma motivada, podrá complementar las medidas correctoras aplicadas con el cambio de grupo de algún o algunos alumnos, sin carácter sancionador.

4. Cuando la falta cometida hubiera consistido en la introducción en el centro de objetos o sustancias perjudiciales para la salud o peligrosas para la integridad personal de los miembros de la comunidad educativa, la dirección del centro procederá a su retención hasta su entrega a los padres, o tutores de los alumnos menores de edad, salvo que por el carácter ilícito de su posesión o tráfico debieran de ser entregados a los cuerpos de seguridad o al Ministerio Fiscal.

5. Los dispositivos de captación del sonido y/o la imagen que fueran empleados para atentar contra la intimidad de las personas o su derecho a la propia imagen, serán retenidos de igual modo, salvo que, pudiendo ser los hechos constitutivos de delito, deban ser entregados a los cuerpos de seguridad o al Ministerio Fiscal.

6. Serán retenidos durante el tiempo  que determinen la tutora y directora aquellos dispositivos electrónicos que hubieran sido detectados por el profesorado en posesión de cualquier alumno dentro del centro, indistintamente estén apagados o encendidos.

7. Sin perjuicio de la aplicación de medidas correctoras, el uso de objetos y dispositivos de uso personal podrían ser retirados hasta la finalización de la jornada escolar, o lo determinado por el tutor, en caso de uso inadecuado o en momentos no permitidos.

Coordinación interinstitucional

Para una mejor adecuación de las medidas correctivas a tomar, se podrá recabar la información pertinente  acerca de las circunstancias personales, familiares o sociales del alumno.

En caso de que el alumno continúe mostrando conductas disruptivas, a pesar de la medida correctiva impuesta la directora comunicará a los padres o tutores, cuando el alumno sea menor, a las instituciones públicas del ámbito sanitario, social o de otro tipo, de la necesidad de adoptar medidas dirigidas a modificar aquellas circunstancias personales, familiares o sociales del alumno que puedan ser determinantes de la aparición y persistencia de dichas conductas.

Se pondrá en conocimiento de las instituciones públicas competentes los hechos; en caso de que los padres rechacen la implicación directa del cumplimiento de la sanción, cuando se les pida, con el fin de que adopten las medidas oportunas para garantizar los derechos del alumno, así como el cumplimiento de los deberes de los progenitores.

PROCEDIMIENTO EN CASO DE ACOSO ESCOLAR.

El acoso escolar, sea del tipo que sea (incluido el ciberacoso) es considerado una falta muy grave en Decreto 32/2019 (artículo 35.2).

Teniendo en cuenta las consecuencias que conlleva, es necesario tener un protocolo específico para el acoso, este protocolo responde a las instrucciones provenientes de la Comunidad de Madrid, de 2 de noviembre de 2016.

 Pasos a dar:

- El protocolo se pone en marcha con la notificación al director de indicios de acoso escolar a un alumno. En el anexo I.a se recoge la información sobre la denuncia; el anexo I.b permite que sea el alumno quien realice dicha denuncia.

-  Inmediatamente el director designa dos docentes (que luego podrán actuar como instructores) que de forma confidencial recopilará información al respecto, en el anexo II, constando como diligentes previas.

-  El director convocará una reunión con el jefe de estudios, el tutor del alumno presuntamente acosado, una persona del equipo de orientación y los dos profesores que han recogido la información. Esta reunión, recogida en el anexo III, servirá para decidir sobre la existencia o no del mismo, pudiéndose dar tres situaciones:

  • No hay indicios de acoso: no se activa el plan de intervención, pero se mantiene vigilancia.
  1. Sí hay evidencias de acoso: se inicia procedimiento disciplinario y se cumplimenta el anexo IV.b según las indicaciones del anexo IV.a. Se comunica al Servicio de Inspección.
  2. No es concluyente: se planifica nueva observación hasta tener nuevos datos para poder decidir y se establecen medidas de vigilancia provisionales de las que se informa a la familia de la víctima.

- Activación del plan de intervención, concretando su diseño, actuaciones a realizar con cada implicado, responsable de cada actuación, etc. Para esta fase se emplean los anexos IV.a, IV.b y IV.c.

- Comunicación a la Fiscalía de Menores (anexo V), indicando datos de los alumnos implicados, medidas disciplinarias impuestas y medidas educativas adoptadas. Cuando los alumnos son mayores de edad se informa a la policía.

- Comunicación a la DAT, mediante el anexo VI.